COLEGIO REBSAMEN

Aumentan pena de cárcel a Miss Moni, propietaria del Colegio Rébsamen

Tras la apelación de la Fiscalía General de Justicia, los magistrados revisaron el expediente en donde se le sentenció por su responsabilidad penal en el delito de homicidio culposo

NACIONAL

·
Foto: Cuartoscuro

La Tercera Sala Penal determinó aumentar la condena contra Mónica García, Miss Moni, propietaria del Colegio Rébsamen, de 31 a 36 años, cuatro meses y dos días de prisión, así como al pago de casi 143 mil pesos por concepto de multa. 

Tras la apelación de la Fiscalía General de Justicia, los magistrados revisaron el expediente en donde se le sentenció por su responsabilidad penal en el delito de homicidio culposo, por la muerte de 26 personas tras la caída de un inmueble en el sismo del 19 de septiembre de 2017.

La autoridad judicial, resolvió que a partir de las apelaciones y solicitud de audiencia de alegatos aclaratorios, interpuestas en su momento por el agente del Ministerio Público de la Subprocuraduría de Procesos, así como por la defensa particular y asesoría privada de la sentenciada, modificar los años de cárcel de García Villegas

El representante social de la FGJCDMX aportó datos probatorios que permitieron incrementar el grado de culpabilidad de la sentenciada, haciéndose uso del concurso ideal homogéneo (cuando con una sola conducta se cometen varios delitos) y concurso real (cuando con pluralidad de conductas se cometen varios delitos) con la responsabilidad de la propietaria del colegio ubicado en la colonia Nueva Oriental Coapa, alcaldía Tlalpan. 

La FGJ resaltó que el ministerio público logró acreditar que dicho centro educativo fue construido con irregularidades en su edificación y documentación:

Argumentaron que dichas negligencias, coadyuvaron en que el centro educativo, colapsara durante el sismo del 19 de septiembre de 2017, lo que causó la muerte de 19 menores de edad y siete personas adultas.

Miss Moni, quien estuvo un año prodiga de la justicia, aseguró que no era culpable y que ella, no tuvo nada que ver con la construcción y mucho menos, que su intención era que las personas perdieran la vida en un hecho que no estaba en sus manos, como la de un movimiento telúrico.