TEMPLO MAYOR

Dan vida al Templo Mayor: Gente podrá visitar el edificio más emblemático de la CDMX

A partir de hoy, los capitalinos podrán visitar el edificio más emblemático de Tenochtitlan

NACIONAL

·
La instalación pretende generar un debate nacional en torno al pasado prehispánico y el valor de la cultura local

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, encabezó en el Centro Histórico el encendido del alumbrado decorativo por los 500 años de resistencia indígena en la Ciudad de México.

La decoración se compone de cuatro conjuntos luminosos en los edificios de gobierno, oficinas de la Asamblea Legislativa, un conjunto tridimensional en la calle de 20 de Noviembre, un mosaico luminoso en Paseo de la Reforma, frente al Ángel de la Independencia, y tres pantallas ubicadas en la calle de 16 de Septiembre, Plaza del Empedradillo y en Reforma e Insurgentes.

Se utilizaron 10 mil focos led de 0.5 watts de varios colores, 15 mil nodos led de 0.5 watts para pantallas, 15 mil metros de escarcha de varios colores, 6 mil metros de manguera luminosa multicromo, cuatro toneladas de varilla de ?, una tonelada de alambrón y 10 mil metros de cables de alimentación. Se requiere una carga eléctrica de 17 kW para todos los conjuntos luminosos

La reproducción monumental del Huey Teocalli (Templo Mayor) , el edificio más importante de Mexihco-Tenochtitlan, emula el adoratorio de Huitzilopochtli, principal deidad de los mexicas.

En la edificación, confluían los cuatro rumbos de la Tierra y el eje de los tres niveles de la vida: el cielo, la tierra y el inframundo.

Tenochtitlan fue el centro religioso y político de los mexicas, como hoy lo es la capital del país.

En este marco, se conmemoran los 500 años de resistencia originaria, con la cual el gobierno plantea “reflexionar sobre lo que fuimos, somos y seremos, y que los jóvenes piensen el pasado prehispánico con dignidad que merece”.

Vanessa Bohórquez, secretaria de Cultura de la CDMX, llamó a replantear el concepto de la conquista. “Es importante hacer una reflexión porque la repetición de lugares comunes impide cuestionarnos. ¿Por qué decimos conquista cuando los pueblos originarios y las comunidades indígenas siguen vivas, están ahí? Porque hablamos de una resistencia de estos pueblos, aguantando a todos los embates, incluso aquellos que la historia no menciona”.

Con el reconocimiento a su dignidad –subrayó– se planeó la instalación que abarca, desde las luminarias con motivos prehispánicos en los edificios que rodean la Plaza de la Constitución, hasta los más de 200 mosaicos de deidades y conceptos en náhuatl, así como la realización de mesas de debate y conferencias, o el cambio de nombre de calles y estaciones del transporte público.

Por Carlos Navarro y Almaquio García

dza