AUDITORIO NACIONAL

Morena evidencia su división durante festejo en Auditorio Nacional

Con gritos de "Presidenta" reciben a Sheinbaum, y a Delgado lo abuchean

CELEBRACIÓN. En el Auditorio Nacional conmemoraron tres años del triunfo de AMLO; la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, insistió en que hubo 'guerra sucia' en los recientes comicios. Foto: Daniel Ojeda
Escrito en NACIONAL el

Con un grito unánime de “¡presidenta, presidenta!”, que resonó en el Auditorio Nacional, la militancia de Morena respaldó a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum para las elecciones de 2024.

Con esto, se llevó a cabo el festejo “Tres años de las victorias del pueblo”, organizado por la dirigencia para celebrar el triunfo electoral en 2018, de Andrés Manuel López Obrador y de la Cuarta Transformación (4T).

Desde su presentación, Sheinbaum fue la más ovacionada por la militancia morenista. En su mensaje, acusó una guerra sucia que derivó en el resultado electoral del 6 de junio.

“Aquí en la ciudad se ensañaron con una campaña sucia de desprestigio que fue calando en algunos sectores de la población que fueron convencidos con mentiras y calumnias”, sentenció.

En contraste, entre rechiflas, abucheos y gritos de “¡renuncia, renuncia!”; y por otro lado, aplausos acompañados de “¡Mario, Mario, Mario!”, los militantes escucharon el mensaje de Mario Delgado, presidente nacional de Morena.

Durante su mensaje a la militancia, llamó a la unidad y a iniciar un análisis y revisión de las estructuras organizativas del movimiento, así como reconocer “con dignidad” los errores y los aciertos.

Delgado recordó a los militantes que los enemigos de la Cuarta Transformación están a fuera y advirtió que “no dudarán en fomentar o aprovechar la discordia para debilitarnos” .

Este festejo fue diferente a los anteriores. Atrás quedaron las plazas públicas, los municipios más recónditos del país o el Zócalo de la Ciudad de México.

Esta vez Morena y la Cuarta Transformación celebraron los tres años del triunfo electoral del presidente López Obrador y de su movimiento en 2018, en el Auditorio Nacional, donde apenas caben 10 mil personas.

La llovizna no dio tregua pero no fue inconveniente, ni hubo plásticos sobre las cabezas de los militantes, pues la celebración fue en lugar techado, en el coloso de Reforma, símbolo del espectáculo. 

Por Elia Castillo

PAL