VERACRUZ

Veracruz: Familia rascan fosas por su esposo

Familias buscan al menos a 20 personas desaparecidas del mismo pueblo

Marcela López participa también en la siembra de árboles por desaparecidos.
Escrito en NACIONAL el

Marcela López ha rascado la tierra en fosas clandestinas y recorrido el Servicio Médico Forense (Semefo) en busca de su esposo Miguel Ángel Guadalupe Vázquez, quien desapareció en el municipio de Playa Vicente, ubicado al sur de Veracruz.

La mujer tiene 43 años y un pequeño de 11, quien pregunta por su padre con frecuencia, debido a la incertidumbre que agobia y golpea fuertemente a toda su familia.

El predio La Guapota, municipio de Úrsulo Galván, es la fosa clandestina más grande de Veracruz, sitio que Marcela ha recorrido con una varilla que clava en la tierra para posteriormente detectar el olor a muerte en la punta.

“He participado en las búsquedas en fosas clandestinas de Úrsulo Galván y Emiliano Zapata", menciona la madre de familia, con un nudo en la garganta.

La búsqueda en cementerios clandestinos de Playa Vicente están detenidas por la Fiscalía General del Estado (FGE), a cargo de Verónica Hernández Giadáns, desde enero de 2021.

Dicho punto fue ubicado por la autoridad ministerial en la comunidad de Nigromante, rancho conocido como La Máquina.

Marcela López enfatizó que la Comisión Estatal de Búsqueda, junto con familiares de desaparecidos han localizado otros sitios donde pudieron haberse realizado inhumaciones ilegales.

Miguel Ángel Guadalupe Vázquez tenía 48 años cuando se le perdió la pista. Desapareció desde el 14 de enero de 2019 en Playa Vicente. Él es originario de Nuevo Ixcatlán, una zona indígena que pertenece a Veracruz y que limita con Oaxaca.

Después de su desaparición, su esposa se unió al Colectivo por la Paz Xalapa para continuar la búsqueda, con el apoyo de otros familiares de desaparecidos.

DESPLAZAMIENTO

Guadalupe Vázquez es mazateco, al igual que otras 19 personas que también se encuentran desaparecidas y son originarias del mismo pueblo.

“En ese pueblo tenemos a 20 desaparecidos en un lapso de unos seis meses aproximadamente. Mi esposo desaparece, desafortunadamente en esa zona está todavía muy fuerte un cártel y creemos que de ahí viene el asunto; sin embargo, somos 20 familias de la misma comunidad que estamos en el mismo caso”, comenta Marcela.

La mujer y su hijo tuvieron que abandonar su casa y sus pertenencias en Playa Vicente, luego de la desaparición de Miguel Ángel.

“No había una amenaza tal cual, pero te das cuenta que te vigilan, que vigilan tu casa, entonces es cuando dices: ya no es sano estar aquí”.

Ella es originaria de Cardel, municipio de La Antigua, una zona que también ha sido golpeada por la violencia que ejerce la lucha de plazas entre dos grupos delictivos: Zetas y el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).

En los municipios colindantes, Puente Nacional y Emiliano Zapata, también ha sido constante la desaparición de personas.

REFORESTACIÓN PARA LA MEMORIA

Marcela y su hijo, acompañados de otros familiares y miembros del colectivo, revuelven cal con agua y usan un pico y una pala para sembrar árboles en el centro deportivo Los Cancheros, en ciudad Cardel, municipio de La Antigua, a 35 kilómetros del puerto de Veracruz.

Esta reforestación es en memoria de personas que han desaparecido en esta entidad veracruzana y que, hasta el momento, no han sido localizadas.

En ese espacio, aún más amplio que una cancha de fútbol profesional, se observa también a elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) que portan armas largas, chaleco antibalas y demás equipamiento, mientras plantan árboles con dicho enfoque social.

Los colectivos se han sumado a la campaña social “Toda vida vale”, misma que se puso en marcha desde febrero pasado, mediante el cual han sido plantados 220 árboles en tres puntos de Xalapa y, de manera reciente, en ciudad Cardel.

Estas acciones también se han llevado a cabo en el bosque de la antigua Estación Ferrocarrilera, en dos áreas del Parque Ecológico Macuiltépetl y en el bosque Don Roberto.

Sobre los árboles colocan la ficha que emite la Comisión Estatal de Búsqueda con la fotografía y la información general de cada desaparecido.

POLICÍAS, SEÑALADOS POR DESAPARICIONES

Cabe recordar que en el sexenio de Javier Duarte de Ochoa, cuando Arturo Bermúdez Zurita estaba al frente de la SSP, hubo diversos señalamientos contra policías estatales por su presunta participación en desapariciones forzadas, sobre todo en retenes que habían sido instalados en distintos puntos de la entidad.

Hasta a finales del año pasado, Veracruz ocupaba uno de los primeros lugares con más fosas clandestinas localizadas, siendo en ese momento 504, durante 2020.

De acuerdo con información de la Subsecretaría de Derechos Humanos y Población de la Secretaría de Gobernación (Segob), dos municipios de Veracruz (Úrsulo Galván y Playa Vicente) están entre los lugares con mayor incidencia de inhumación ilegal a nivel nacional.

Durante este año ha habido nuevos hallazgos en diversas regiones del estado. Lo más reciente fue en el predio Campo Grande, municipio de Ixtaczoquitlán, en la zona centro de la entidad, donde han sido exhumados 32 cuerpos, mismos que fueron mutilados y presentan signos de violencia.

CARENCIAS PARA LA BÚSQUEDA

Los colectivos de familiares de desaparecidos han denunciado diversas carencias de materiales y equipo para continuar sus trabajos de búsqueda en fosas clandestinas.

El Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba lanzó, de manera reciente, una campaña en redes sociales para solicitar donaciones a la población en general.

En Facebook circula una imagen donde se observa a dos personas que entierran la varilla en la tierra, para la localización de restos humanos.

Las familias requieren agua embotellada, suero, cubrebocas, gel antibacterial, botiquín de primeros auxilios, una carpa grande, mesas y bancas plegables, hielera plástica, rastrillos de jardinería, varillas (con sus respectivas especificaciones) y mazos.

Consideran que estos artículos son esenciales para sus acciones de búsqueda en los cementerios clandestinos de la entidad veracruzana. Incluso, ya han recibido algunas donaciones cuando son contactados, a través de la fanpage del mencionado colectivo.

Por decenas de años, bandas del crimen organizado han recurrido a prácticas inhumanas, dejando restos humanos bajo la tierra en el norte, centro y sur del estado.

Han sido los familiares de desaparecidos quienes han recurrido a la búsqueda de sus seres queridos en predios, terrenos baldíos y otros sitios.

Marcela López coincide en las carencias de las familias para trasladarse a los puntos de búsqueda y seguir con los trabajos mencionados.

Por ello, pide apoyo al gobierno estatal y federal para que los familiares de desaparecidos continúen dicha actividad con la esperanza de encontrar a sus seres queridos, aunque no sea con vida.

POR JUAN DAVID CASTILLA

dza