Vacunan a cincuentones y evocan nostalgia con música pop

Autoridades ponen música ochentera durante la vacunación a cincuentones

Vacunan a cincuentones y evocan nostalgia con música pop
VUELA, VUELA. La espera para recibir la primera dosis estuvo movida y animada. Foto: Especial

El mambo y el danzón fueron sustituidos por la música disco, rock y pop en los animados macrocentros de vacunación contra COVID-19.

Después de los adultos mayores, las personas de 50 a 59 años comenzaron a ser inmunizadas en la CDMX y liberaron el estrés en la zona de observación con temas de los Bee Gees, Pet Shop Boys y hasta Magneto.

“Nos pusieron a bailar con canciones de nuestra rodada: Vuela, vuela o Karma Chameleon, de Boy George”, comentaron Jorge Contreras y Cristina Maldonado, de 58 y 54 años, respectivamente.

El matrimonio llegó cerca de las 8:00 horas al macrocentro de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, unidad Zacatenco del IPN, y se imaginaban encontrar un caos en la organización por ser el primer día, pero entraron de inmediato y en menos de una hora concluyeron el proceso.

El paso ágil y sin filas se repitió en los módulos de vacunación del centro cultural Jaime Torres Bodet y en la Preparatoria 9 de la UNAM, en Gustavo A. Madero, que cuenta con seis centros de aplicación, lo mismo que en el ITAM, en Magdalena Contreras.

“La ciudadanía está respetando su cita y eso permite una vacunación ordenada”, dijo la doctora Indira Mendiola, respecto a por qué no se vieron largas filas como en febrero,.

La responsable de la unidad de vacunación en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas añadió que la razón no fue que llegara poca gente de 50 a 59 años a vacunarse, pues hasta el mediodía se cumplían las previsiones de recibir entre 500 y 700 personas por hora.

En este módulo también se vacunó ayer a algunos adultos de 60 años y más que por algún motivo se rezagaron, a diferencia de otros centros como la Prepa 9, donde también asistieron algunos rezagados y se les sugería llamar a Locatel para agendar su cita.

Por Gerardo Suárez

maaz


Compartir