Encierro por pandemia generó más casos de ansiedad y depresión en niños: experto

El doctor dijo que el cambio en la rutina y actividades diarias trajo consecuencias para toda la población, especialmente en los niños y adolescentes

Encierro por pandemia generó más casos de ansiedad y depresión en niños: experto
Encierro por pandemia generó más casos de ansiedad y depresión en niños: experto. Foto: Cuartoscuro

El médico con especialidad en los trastornos del sueño y gerente médico de psiquiatría y sistema nervioso central en Grupo Pisa, Rodrigo Durán Muñiz, habló sobre el impacto en la salud mental en los niños por Covid-19.

En entrevista para Heraldo Radio en “Zona de Noticias” con Manuel Zamacona, el doctor señaló que estamos en el proceso de que todavía no salimos de la pandemia y se están viviendo los estragos y/o consecuencias del encierro de hace más de un año, dándose muchos cambios en la vida de todas las personas.

Mencionó que se tuvieron pérdidas de salud, económicas y de contacto físico, siendo este último muy importante para los seres humanos, afectando principalmente a niños y adolescentes, siendo algo nuevo para ellos, ya que cerraron las escuelas, con ello perdió la convivencia con sus compañeros y hacer las actividades escolares como antes, y aprendieron a convivir de una manera totalmente diferente, pasando de lo presencial a lo virtual.

Por tanto, Durán dijo que el cambio en la rutina y actividades diarias trajo consecuencias para toda la población.

“Sí es una cuestión muy importante que como decimos los médicos ‘destetarse de lo que fue la parte virtual y retomar la parte presencial, y una parte muy importante que deben tener los niños y los jóvenes es cómo adaptarse al cambio. Eso fue un gran problema que se tuvo durante el año pasado, les costó mucho trabajo adaptarse, de estar en un lugar, por ejemplo en su escuela o hacer sus actividades fuera de casa, de repente ya se encerraron”, indicó.

Agregó que al dejar de hacer sus actividades donde gastaban toda su energía que tienen, la cual necesitan sacar por ser niños, y el cambio de rutinas, fueron los motivos que impactaron sus hábitos de sueño.

Durán Muñiz aseveró que durante la pandemia se desarrollaron muchos casos de ansiedad y depresión, porque los niños no entendían por qué los tenían que encerrar, “qué hay afuera que me puede causar daño”, por lo que comenzó el miedo de todo lo que podía provocar el coronavirus.

“Se desarrollaron mucho lo que son los casos de ansiedad por el cierre de escuelas y cómo cambiar la forma de comunicarse con otras personas… y otra cuestión… todo mundo pensábamos que esta pandemia iba a ser algo rápido, pasajero, como sucedió en 2009 que en cuestión de seis meses todo regresó a la normalidad”, expresó.

También destacó que la pandemia obligó a cambiar todo como la forma de pensar, de trabajar, de estudiar, entre otras cosas, y que si las personas tienen la capacidad de adaptarse al cambio lo resentirán poco, pero si tienen dificultad para hacerlo es donde surge el problema. En el caso de los niños, esto le genera angustia, la angustia le va a generar temores y miedos, por lo que va a cambiar la manera de trabajar, lo que va a repercutir en el sueño del menor, no logrando dormir bien, debido a la falta de sus actividades que hacían antes de la pandemia.

Resaltó que se tenga cuidado con la infodemia, ya que mucha de la información sobre el Covid-19 es falsa. Además, pidió que los niños y jóvenes identifiquen qué es lo que sienten y la emoción perciben, y que la comuniquen a sus padres o tutores, ya que “lo que la boca calla, el cuerpo lo grita”.

Si se quedan con esa emoción pueden traer como consecuencia otro tipo de problemas: trastornos de sueño, irritabilidad, enojo, ira y hasta ideas de suicidio, así lo informa la Unicef que esto último se presenta más en adolescentes en América y Latinoamérica, por la falta de adaptación.

Finalizó que los niños y adolescentes deben ir con el especialista si se identifican cambios en su conducta, en su forma de comunicarse y en su estado de ánimo.

atm


Compartir