Alumnos de la UAEM diseñan córnea artificial

Buscan reproducir células sanas del paciente para regenerar el tejido

Alumnos de la UAEM diseñan córnea artificial
A FUTURO ● El equipo trabaja en un plan de incubación en la universidad y con el Instituto Mexiquense del Emprendedor. Foto: Especial

Un equipo de estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) desarrollan un proyecto para crear córneas artificiales, para pacientes que requieren un trasplante.

Hugo Arian Marín Tapia, de 27 años y alumno del doctorado en Ciencias, explicó que en México, 60 por ciento de pacientes que requieren un trasplante de córnea, están en lista de espera, déficit que se enfrenta a nivel mundial.

Los alumnos de la UAEM explicaron que para desarrollar la córnea artificial, tomarán una muestra de células del paciente, a través de una biopsia en una zona sana, para reproducirlas, incorporándolas a un material a base de colágeno, con lo que se busca la regeneración del tejido.

Los estudiantes crearon Bifrost Biltech, una startup con la que buscan convertirse en emprendedores, para que su proyecto no se quede sólo en el nivel de investigación científica.

“Mediante la ingeniería de tejidos podemos generar una córnea en laboratorio, que la llamamos cornea artificial, pero realmente se fabrica en laboratorio.

“Todo empezó como un proyecto de maestría, pero como hay un problema real afuera, decidimos darle un enfoque de emprendimiento y empezar a trabajar en una empresa, que desarrolle este tipo de terapias en el futuro”, explicó Hugo.

El equipo de cuatro estudiantes recibió el Premio Santander a la Innovación Empresarial, en la Categoría Idea, Subcategoría Salud; también obtuvo el segundo lugar en el Concurso Municipal del Emprendedor de Toluca y el primer sitio en el de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica.

Daniel Luna, de 24 años y pasante de la licenciatura en Biotecnología, señaló que hasta el momento, se han obtenido 300 mil pesos en diferentes premios para su proyecto, aunque no han recibido todo el dinero, y seguirán aplicando en otros concursos, ya que la investigación es costosa.

Por Leticia Ríos

avh 


Compartir