Peligran ecosistemas en Tulum

Advierten autoridades federales que nueva regulación urbana pone en riesgo recursos naturales y especies marinas y terrestres

Peligran ecosistemas en Tulum
Las nuevas regulaciones para la zona de Tulum ponen en riesgo su ecosistema. Foto: Cortesía Agiua

Tulum, el codiciado destino turístico del Caribe Mexicano, conocido mundialmente por sus playas y selvas, crece de manera acelerada al amparo del Ayuntamiento, pero las laxas regulaciones podrían significar un grave peligro para los recursos naturales de la región, aseguran autoridades federales y organizaciones ambientales. 

Tulum se convirtió en municipio en 2018, cuando se segregó del municipio de Solidaridad. El crecimiento urbano estaba regulado desde 2001 por el Programa de Ordenamiento Ecológico del Corredor Cancún-Tulum. Este instrumento jurídico marcaba los límites de desarrollo turístico e inmobiliario en cada Unidad de Gestión Ambiental, como el número de viviendas o pisos permitidos, zonas de conservación, etcétera.   

El 31 de marzo de 2021 se publicó el Programa Municipal de Ordenamiento Territorial, Ecológico y de Desarrollo Urbano Sustentable, que dejó sin efectos al anterior. 

El programa ha generado una oleada de críticas de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y organizaciones civiles, por el presunto riesgo que implican las actualizaciones.

En una carta dirigida al alcalde de Tulum, Víctor Mas Tah, la titular de la Semarnat, María Luisa Albores González, afirmó que hay graves faltas al debido proceso en materia de ordenamiento ecológico, así como incongruencias que propician el deterioro ambiental del municipio y el estado.

Advirtió que dicho programa presenta lineamientos, usos de suelo y criterios de regulación ecológica sobre temas de competencia federal. Además de que propone cambios de uso de suelo para incentivar y permitir el crecimiento urbano que repercuten negativamente en los sistemas hidrogeológicos y de especies terrestres, marinas, de arrecifes y monumentos arqueológicos.  Fonatur, que pretendía incidir en el ordenamiento por el Tren Maya, informó que no se le permitió participar en las observaciones realizadas.

Por Alejandro Castro

maaz
 

 


Compartir