¿Sabías que la palabra campechano no sólo se usa para el gentilicio de Campeche?

Es una palabra que nació en la conquista española y que pasó al lenguaje coloquial

¿Sabías que la palabra campechano no sólo se usa para el gentilicio de Campeche?
El término campechano es más un sustantivo que un gentilicio. Foto: Twitter

En más de una ocasión cuando hemos acudido a una taquería, marisquería o cantina hemos utilizado la palabra "campechano" para referirnos a la combinación de productos para satisfacer nuestro antojo en ese momento.

Pero.. ¿por qué utilizamos campechano más como sustantivo que como gentilicio?

Esta variedad de modos y significados es producto de una evolución histórica que el licenciando en Filosofía y Letras, Pedro Ramírez estudió por cinco años, los cuales lo llevaron a concluir una cosa: ‘campechano’ es la palabra maya con mayor carga semántica y la voz de origen indígena que más ha cambiado en el español.

Según el filólogo, si bien es cierto que en ninguno de sus apartados —sintaxis, semántica, morfología, etcétera— la lengua se comporta igual, “esta palabra es insólita porque va más allá de los gentilicios y aunque nace como uno, que es lo normal, después se desbordó y comenzó a adquirir múltiples significados".

El locativo Campeche y su respectivo gentilicio: campechano se derivan de un asentamiento costeño llamado Ah Kim Pech, donde desembocaron los españoles en 1517.

El gentilicio que se atrevió a ser verbo

En opinión de Pedro Ramírez, “campechano es una palabra de siempre insatisfecha que, al adentrarse en el siglo XX, quizá se planteó a sí misma: ya soy adjetivo, adverbio, sustantivo y gentilicio (mi significado original); ahora quiero ser verbo. Para un filólogo como yo, esto es la joya de la corona”.

Para adoptar esta modalidad, primero inició con una perífrasis verbal, es decir, se valió de verbos de movimiento (ir o pasar) para indicar acción, como se registra en textos de la primera mitad del siglo XX como: “La gente del sector se parte el alma trabajando sus tierras y las autoridades agrarias se la pasan campechaneando en la tierra de Zapata”. No obstante, muy rápido el vocablo se transformó en verbo pleno, como se aprecia en otro artículo aparecido en diarios poco tiempo después: “Todos queremos un México más justo e igualitario, todos los jodidos, porque las élites están campechaneándosela”

En opinión del académico champotonense, la Ciudad de México es la responsable de este sentido inusual y todo nació de la ocurrencia capitalina de llevar esta palabra al ámbito gastronómico, pues más allá de que ellos llaman campechana a cierto tipo de hojaldre, también bautizaron así al taco de bistec y longaniza, a la combinación de cerveza clara y oscura, y hasta al ron con cola y agua mineral.

AV


Compartir