Con inteligencia artificial, mexicanos realizan detección temprana de riesgos de ceguera diabética

Alejandro Noriega, director de integración tecnológica dijo que esta herramienta no busca sustituir el diagnóstico de los especialistas sino complementarlo y sobre todo, ser una primera alerta para canalizar con los expertos a las personas con riesgo de retinopatía

Con inteligencia artificial, mexicanos realizan detección temprana de riesgos de ceguera diabética
Otro problema es que no hay suficientes especialistas en oftalmología Foto: Especial

En México casi cuatro de cada 10 personas que viven con diabetes desarrollan retinopatía diabética, lo que equivale a que 4.8 millones de habitantes tienen esta complicación que puede llevar a la ceguera.

Sin embargo, solo se diagnostican 16 por ciento de los casos, por lo que cerca de cuatro millones de mexicanos desconocen que tienen retinopatía diabética, dijo Cristina Campero, directora de soluciones Médicas de la empresa social Prosperia.

“Cuando una persona vive con diabetes por varios años y mantiene muy elevados sus niveles de azúcar y presión arterial, se empiezan a dañar los vasos sanguíneos que están en la parte de atrás del ojo, en la retina, esto provoca pequeños sangrados que empeoran y se va perdiendo la visión de forma gradual”, describió la especialista a El Heraldo de México.

En el marco del Día mundial de la Diabetes, celebrado el 14 de noviembre, Campero añadió que otro problema es que no hay suficientes especialistas en oftalmología, por lo que un grupo de tres emprendedores mexicanos, del cual forma parte, se plantearon el objetivo de masificar la detección temprana de la retinopatía diabética para que quienes la padecen no lleguen al grado de tener una discapacidad visual.

crean plataforma 

Para simplificar el acceso a los estudios diagnósticos que por lo general se realizan en hospitales y clínicas especializadas, los fundadores de Prosperia desarrollaron una plataforma basada en inteligencia artificial que han empezado a colocar en una cadena de ópticas y otra de farmacias.

Alejandro Noriega, director de integración tecnológica dijo que esta herramienta no busca sustituir el diagnóstico de los especialistas sino complementarlo y sobre todo, ser una primera alerta para canalizar con los expertos a las personas con riesgo de retinopatía.

El servicio se basa en tomar una imagen de los ojos del paciente con una cámara de fondo de ojo. Las fotos se envían a una plataforma de Prosperia que se encarga de analizarlas y ubicar posibles lesiones en la retina de la persona y en cuestión de cinco minutos se obtienen los resultados. El precio ronda entre 100 y 200 pesos.

El análisis se hace a partir de algoritmos de inteligencia artificial, es decir, que la plataforma ha desarrollado una especie de “aprendizaje” para ubicar si hay lesiones en los ojos relacionadas con ceguera diabética, esto a través de la revisión de cientos de miles de casos anteriores recopilados en bases de datos disponibles.

Esos casos integrados en bases de datos se conforman de las imágenes de la retina de una persona y sus correspondientes diagnósticos realizados por especialistas.

“Estos algoritmos necesitan decenas o cientos de miles de casos para aprender bien y cuando lo logran, llegan a hacerlo mejor que el ojo humano (la detección de retinopatía diabética) porque tienen un detalle minucioso y al aprender lo pueden replicar con un caso nuevo”, dijo Noriega quien empezó su investigación sobre el tema hace cuatro años en la maestría y el doctorado de Inteligencia artificial aplicada, en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Antes de hacer la revisión, la persona interesada responde un cuestionario o “calculadora de riesgo” para saber qué tan propenso es a tener disminución visual, diabetes e hipertensión. Luego se realiza el estudio y si se detectan lesiones en los ojos, se canaliza a la persona con un especialista y para ello han establecido alianzas con dos clínicas oftalmológicas.

Ya fue validada 

La plataforma desarrollada por los mexicanos fue validada en México con ayuda de la Asociación para Evitar la Ceguera en México (APEC), la cual cuenta con el Hospital de la Ceguera.

La validación consistió en comparar entre el resultado que arrojaba la plataforma de Prosperia al evaluar a un paciente y el diagnóstico que hacían médicos residentes de la subespecialidad de retina de esa institución.

“La conclusión fue que el algoritmo no solo es equivalente sino que salía un poco arriba del promedio”, aseguró Alejandro Noriega.

El grupo de emprendedores, del cual también forma parte Jonathan Ezban, ha realizado cerca de 500 tamizajes hasta el momento.

En otros países ya se utilizan herramientas similares, pero en México es algo que apenas empieza. 

Los emprendedores nacionales señalaron que este tipo de análisis no busca sustituir el diagnóstico de los oftalmólogos sino servir como un complemento al especialista y sobre todo masificar la detección temprana de retinopatía diabética para que accedan a atención y tratamiento oportunos.

Por: Gerardo Suárez


Compartir