ATAQUE TERRORISTA

Rusia acusa al Estado Islámico por atentado en sala de conciertos de Moscú

Los resultados de las investigaciones realizadas por los cuerpos de seguridad rusos determinaron que fueron los fundamentalistas quienes perpetraron el atentado terrorista

MUNDO

·
Un total de 144 personas murieron durante el atentado.Créditos: X / TASS

Rusia reconoció por primera vez que el grupo yihadista Estado Islámico es responsable del atentado contra la sala de conciertos Crocus City Hall, en las afueras de Moscú, que dejó al menos 144 muertos el 22 de marzo, y que las autoridades vincularon con Ucrania.

El Estado Islámico reivindicó en repetidas ocasiones su responsabilidad, pero Moscú intentó  vincular a Ucrania y a Occidente al ataque, el peor atentado registrado en territorio interior de Rusia en veinte años. 

Sigue leyendo:

¿Se acerca el fin de la guerra? Ucrania advierte que podría perder si EU no envía 60 mil millones de dólares

Otro frente abierto en Rusia

Golpeados y presuntamente torturados aparecieron los arrestados por el atentado en Rusia que dejó más de 100 muertos

"En el curso de la investigación se determinó que la preparación, la financiación, el ataque y la retirada de los terroristas fueron coordinados por internet por miembros del grupo Provincia de Jorasán", la rama afgana del Estado Islámico, declaró el director de los servicios de seguridad rusos (FSB), Alexander Bortnikov, citado por la agencia RIA Novosti.

El grupo Estado Islámico, con importante presencia en Afganistán y Siria, reivindicó en repetidas ocasiones el atentado, pero Moscú intentó reiteradamente vincular a Ucrania y a Occidente al ataque.

El ataque es considerado el peor ejecutado en territorio ruso en más de 20 años. Foto: X / Actualidad Mundial

No descartan participación ucraniana en el ataque

Bortnikov no descartó esta posibilidad en su comunicado, en el que asegura que "al completar el ataque, los terroristas recibieron claras instrucciones de dirigirse a la frontera ucraniana, desde donde el otro lado se les preparó una 'ventana' de escape".

Ucrania ha negado reiteradamente cualquier vínculo con el ataque. El 22 de marzo, hombres armados vestidos con ropa de camuflaje abrieron fuego en la sala de conciertos Crocus City Hall, en la periferia de la capital rusa, y después incendiaron el edificio.

Al menos 144 personas murieron y 360 resultaron heridas, en lo que es el peor ataque cometido en Rusia desde 2004. Más de 20 sospechosos fueron detenidos, incluido los cuatro atacantes, procedentes todos de Tayikistán, una exrepública soviética de Asia Central y vecina de Afganistán.

A finales de marzo, el presidente ruso Vladimir Putin reconoció que el atentado fue cometido por islamistas radicales, pero siguió insinuando que Kiev lo había ordenado.

Con información de AFP