NO HAY LESIONADOS

Sismo de magnitud 6.2 azota Filipinas

Un fuerte movimiento telúrico se sintió en distintas zonas del archipiélago filipino, sin que se reportaran daños de importancia

MUNDO

·
Momentos de pánico se vivieron en las ciudades más grandes de Filipinas.Créditos: AFP

Un sismo de magnitud 6.2 se registró en la provincia de Mindoro, Filipinas, alrededor de las 10:19 horas locales, de acuerdo con reportes realizados por el servicio geológico de Estados Unidos (USGS) y la agencia Geoscience Australia.

Según los primeros reportes, el movimiento tectónico se produjo a una profundidad de 126 kilómetros. El movimiento causó que tres líneas de tren fueran momentáneamente suspendidas por las autoridades locales.

El jefe de Policía de Calatagan, Emil Mendoza, dijo que los trabajadores de la comisaría corrieron al exterior ante el temblor, que también se sintió en zonas densamente pobladas como Manila. 

No había informaciones inmediatas sobre víctimas o daños causados, pero los servicios de emergencia fueron desplegados en la zona para calibrar el impacto del sismo, declaró Mendoza.

No se registraron lesionados debido al sismo. Foto: AFP

El responsable de la agencia de gestión de desastres en Catalagan, Roland Torres, dijo que la sacudida duró entre 30 segundos y un minuto. En la capital, los habitantes se precipitaron hacia la calle al notar el temblor.

El responsable de información de la oficina de defensa civil, Diego Mariano, dijo que por ahora no hay grandes daños o víctimas, de acuerdo con los informes disponibles hasta el momento.

El sismo se sintió con fuerza en Manila, que se encuentra a una distancia de 100 kilómetros del epicentro, donde miles de personas fueron evacuadas por precaución de domicilios y oficinas.

Los terremotos son habituales en este archipiélago, ubicado en el Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de intensa actividad sísmica y volcánica que se extiende desde Japón hasta el sureste Asiático.

En octubre de 2013, un terremoto de magnitud 7.1 sacudió la isla de Bohol, en el centro del país, y provocó la muerte de unas 200 personas.