EN 2002

Ejecutan a hombre que secuestró y asesinó a niña de 5 años en Texas

Una inyección local fue administrada a un hombre, quien desde hace años fue encontrado culpable de un crimen que conmovió a la comunidad texana

MUNDO

·
El crimen fue realizado por Rentería en 2002.Créditos: AP

Un hombre de Texas que fue declarado culpable de estrangular a una niña de 5 años secuestrada en un Walmart hace casi 22 años y posteriormente quemar su cadáver, fue ejecutado.

David Rentería, de 53 años, fue declarado sin vida a las 7:11 de la noche luego de recibir una inyección en la penitenciaría estatal de Huntsville por el asesinato de Alexandra Flores. Rentería rezó, cantó y pidió perdón en un comunicado difundido antes de su ejecución.

Sigue leyendo:

Ejecutan a hombre condenado a muerte en Texas 32 años después

VIDEO: así fue la brutal ejecución de un policía frente a su hija en Tijuana

"Lamento todos los males que he cometido. Y para aquellos que han pedido mi muerte, que están a punto de asesinarme, los perdono", dijo en un comunicado. Se le declaró muerto 11 minutos después de que comenzó a recibir una dosis letal de pentobarbital, un poderoso sedante.

Asesinó a una niña hace 22 años

Los fiscales señalaron que Flores, la menor de ocho hijos, se encontraba en la tienda de El Paso el 18 de noviembre de 2001 para efectuar compras navideñas cuando fue secuestrada, y luego fue estrangulada y se le prendió fuego a su cadáver. Sus restos fueron descubiertos al día siguiente en un callejón ubicado a unos 25 kilómetros de distancia.

La pequeña Alexandra Flores fue secuestrada y asesinada mientras su familia compraba adornos navideños. Foto: Especial

La ejecución de Rentería siguió adelante después de que la Corte Suprema federal negó horas antes dos solicitudes separadas de la defensa para suspender el procedimiento.

Una de las solicitudes derivaba de los esfuerzos de los abogados de Rentería por tener acceso a evidencia que, según ellos, podía demostrar que su cliente no era el responsable de la muerte de la niña. 

La otra apelación, rechazada por el máximo tribunal sin efectuar comentarios, se enfocaba en las acusaciones de que el suministro de pentobarbital del estado se había degradado y le podría causar terror y dolor severo a Rentería, en violación a la prohibición establecida en la octava enmienda constitucional a los castigos crueles e inusuales.

Con información de AP