TURQUÍA

Turquía: Ola de calor de más de 50 ºC provoca tragedia de granjero: "Vi a mi vaca morir quemada": FOTOS

"El fuego se desató en un momento. Nunca vi nada igual. No lo puedes llamar fuego, era realmente como una bomba", dijo el granjero.

MUNDO

·
El granjero y otros dos hombres alejan a sus animales del fuego en Mugla, Turquía. Foto: AFP

Desde hace unos días, Turquía sufre una histórica ola de calor que ha provocado una gran cantidad de incendios forestales. De acuerdo con la Agencia Espacial Europea (ESA), la temperatura a nivel de suelo subió por encima de los 50 °C por segunda vez en un mes.

Bajo este contexto, un granjero llamado Mevlut Tarim contó una terrible tragedia: cómo vio morir quemada a su vaca. El hombre de 67 años, se considera afortunado de haber sobrevivido a los incendios que devastaron amplias zonas del suroeste y dejaron ocho muertos.

Bosque en llamas en Turquía. Foto: AFP

"El fuego se desató en un momento. Vi a mi vaca morir quemada. Nunca vi nada igual. No lo puedes llamar fuego, era realmente como una bomba", dijo el granjero a la agencia 'AFP' después de alejar a sus asustados animales del humo que rodeaba su granja.

La historia de Mevlut Tarim se repite en boca de muchos de los testigos del más mortífero y destructor incendio que ha vivido Turquía en décadas. Y es que miles de cabezas de ganado murieron y parcelas enteras de abundante bosque que cubrían las colinas se convirtieron en palos esqueléticos y cenizas.

Hombre arroja agua a un incendio en Mugla, Turquía. Foto: AFP

Según la agencia 'AFP', los angustiados criadores trataron de conducir a su ganado hacia las relativamente seguras costas de mar Egeo y del Mediterráneo. Pero en estado de pánico, los animales de granja son difíciles de guiar y el viento que azota las llamas hace que el fuego sea impredecible

Lamentablemente, los bomberos, exhaustos tras intentar apagar incendios, empapando las ruinas de las casas o echando agua desde los aviones, no siempre llegan a tiempo para 'echar una mano' a granjeros como Mevlut Tarim u otros, que han perdido a ovejas.

Una oveja cubierta en llamas. Foto: AFP

Los científicos aseguran que estas olas de calor son un indicador inequívoco del calentamiento del planeta y que estos episodios se multiplicarán, alargarán e intensificarán en el futuro.