Lunes 21 de Junio 2021
USA

HACKEAN importante red de oleoductos en EU; tuvieron que CERRAR

Este ataque podría involucrar a un software malicioso que interrumpiera sus operaciones o un ransomware que exigiera un pago para desbloquear los archivos o sistemas informáticos.

Escrito en MUNDO el

Un ciberataque forzó el cierre de Colonial Pipeline, el principal operador de oleoductos de Estados Unidos, el operador informó que cerró sus 8 mil 850 kilómetros de oleoducto, que transporta el 45% de los suministros de combustible de la Costa Este; en un esfuerzo por contener el ataque a sus redes informáticas, según informó The New York Times.

“En respuesta, hemos desconectado de forma proactiva algunos sistemas para contener la amenaza, que ha detenido temporalmente todas las operaciones de los oleoductos y ha afectado a algunas de nuestras operaciones informáticas”, informó la empresa.

Este ataque podría involucrar a un software malicioso que interrumpiera sus operaciones o un ransomware que exigiera un pago para desbloquear los archivos o sistemas informáticos.

Colonial Pipeline, que transporta casi la mitad del suministro de combustible de la costa este, dijo que está “tomando medidas para comprender y resolver este problema”.

 

Para ello, han contratado a una empresa de ciberseguridad de terceros para iniciar una investigación sobre el incidente y se ha puesto en contacto con las fuerzas del orden y otras agencias federales. El ciberataque también ha afectado a algunos de sus sistemas de TI.

Colonial opera el oleoducto de productos refinados más grande de Estados Unidos, transportando 100 millones de galones o 2,5 millones de barriles por día, según su sitio web. Los productos refinados incluyen gas, diesel, aceite para calefacción doméstica y combustible para aviones. El oleoducto también abastece al ejército estadounidense.

El sistema se extiende por más de 5 mil 500 millas entre Texas y Nueva Jersey, conectando refinerías en la Costa del Golfo con más de 50 millones de personas en el sur y este de Estados Unidos, según la compañía.

Asimismo, la Comisión Federal Reguladora de Energía, que supervisa los oleoductos interestatales, dijo que está al tanto del ciberataque y está monitoreando la situación.

 “Somos conscientes de lo que parece haber sido un ciberataque grave en el sistema Colonial Pipeline”, dijo a CNBC.

Andy Lipow, presidente de Lipow Oil Associates, con sede en Texas, dijo que una interrupción que durara uno o dos días causaría algunos inconvenientes menores y que un impacto más generalizado ocurriría después de cuatro a cinco días de cierre.

“A diferencia de la helada o el huracán de febrero, las refinerías todavía están en funcionamiento convirtiendo el crudo en gasolina, jet y diesel. Simplemente no pueden llevarlo a las terminales ”, dijo Lipow. “Una interrupción prolongada de un oleoducto colonial obligará a las refinerías a reducir sus tasas de operación a medida que se llene el inventario de la refinería”.

Colonial Pipeline es propiedad privada de cinco entidades: CDPQ Colonial Partners, IFM (EE. UU.) Colonial Pipeline 2, KKR-Keats Pipeline Investors, Koch Capital Investments Company y Shell Midstream Operating.