Policía ASESINA a hombre en la CAMILLA de un hospital; forcejearon por un ARMA: FUERTES IMÁGENES

Este suceso desató nuevas manifestaciones por el uso excesivo de la violencia por parte de los policías

Policía ASESINA a hombre en la CAMILLA de un hospital; forcejearon por un ARMA: FUERTES IMÁGENES
El hombre tenía varias órdenes de arresto. Foto: AP

Luego de las revueltas que se desataron en Minnesota, por la muerte de un hombre de raza negra a manos de la policía, surgió otro nuevo suceso que alentó las revueltas. Esta vez, se trata de un asesinato también a manos de los agentes, en un hospital en Columbus.

De acuerdo con el diario ACB13, el jefe de la policía de Westerville, Charles Chandler, destacó que el lunes un sujeto de 27 años, llamado Miles Jackson, fue encontrado inconsciente en su auto, en el estacionamiento de un banco.

De inmediato, los servicios de salud lo trasladaron al hospital de Mount Carmel St. Ann’s, pero mientras esperaba ser atendido en la sala de espera de emergencias, los policías descubrieron su identidad y encontraron que tenía un registro de varias órdenes de arresto, por lo que procedieron a detenerlo

El video de su muerte

El video de los hechos se obtuvo gracias a la cámara personal de uno de los agentes que se involucró en su arresto, y que de hecho fue el responsable de su muerte, al parecer.

En el clip se puede ver cómo están un par de oficiales revisando sus pertenencias para arrestarlo, cuando uno de ellos detecta que lleva una pistola en la cintura. Le piden que la entregue, pero este se niega y se desata un forcejeo entre los tres.

La primera reacción de uno de los policías es darle una serie de descargas con su pistola eléctrica, las cuales lo dejan en el suelo, pero él sigue aferrado a su arma.

Entonces, los dos agentes le insisten que la suelte y coloque ambas manos sobre su cabeza, pero él mantiene la derecha oculta y afirma que la tiene solo en el trasero. Durante los siguientes minutos se pueden oír varias detonaciones de fuego, así como las palabras del policía que solicita refuerzos.

Hasta que, el agente que lleva la cámara, vuelve a dispararle y unos instantes después llegan los refuerzos, y suben al sujeto a la camilla, donde se ve su rostro lleno de sangre y manchas de heridas en su camiseta.

Acmg

 


Compartir