10 consejos para afrontar el cambio de horario de verano y no morir en el intento

La pérdida de una hora de sueño que conlleva cambiar el horario de verano en la noche del sábado puede resultar incómoda si no se toman algunas medidas sencillas

10 consejos para afrontar el cambio de horario de verano y no morir en el intento
Entre los efectos que conllevan en cambio de horario de verano en el organismo destacan el desajuste de los ritmos circadianos, aunado a los cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo periódico. FOTO: ESPECIAL

Año con año con el arribo de la primavera también llega el, para muchos temido, cambio de horario, dando paso al Horario de Verano, mediante el cual se debe  adelantar el reloj una hora, por lo que prácticamente dispondremos de una hora menos para dormir, una situación que suele generar molestia y confusiones entre los ciudadanos.

El cambio de horario en México, se realiza desde 1996, y este fin de semana santo, comenzó a aplicarse en gran parte del país y estará vigentes hasta el último domingo de octubre.

Para muchos ciudadanos, el cambio de horario, más de representar el mejor aprovechamiento de la luz del sol y buscar una disminución en el consumo de energía, implica la pérdida de una hora de sueño.

El no dormir adecuadamente, señalan expertos, puede desencadenar varios problemas para la salud, por lo que el cambio de horario de verano tan repentino de la noche del sábado a la mañana del domingo, puede resultar incómodo y desgastante, por ello para mitigar en cierta medida los efectos del cambio de horario los expertos recomiendan seguir una serie de consejos que te presentamos a continuación..

Recuerda que con la modificación del horario los días se harán más largos y aunque las personas podrán disfrutar de más horas de luz, usualmente el llamado “reloj biológico” del cuerpo, se ve afectado y tarda alrededor de una semana en acostumbrarse a la nueva rutina.

Efectos del cambio de horario

Antes de pasar a los consejos para reducir los efectos del cambio de horario, debes conocer las consecuencias que esta modificación generan en tu cuerpo, pues el impacto del cambio de hora de invierno a verano es muy complicado, en especial para personas con problemas para dormir, quienes aunado a sus condiciones, ven una reducción de su tiempo destinado al descanso.

Entre los efectos que conllevan en el organismo destacan el desajuste de los ritmos circadianos, aunado a los cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo periódico. Dichos ciclos responden a la luz y oscuridad de nuestro ambiente, por ello desde este 2021 cada país de la Unión Europea podrá decidir si quiere o no implementar esta medida.

Recuerda que la gente mayor y los niños son los más susceptibles a los cambios de rutina, ya sea que les cuesta más conciliar el sueño, o presenten algunos de los efectos que el cambio de horario tiene en las personas:

  • Cansancio
  • Somnolencia
  • Falta de concentración
  • Irritabilidad
  • Dolor de cabeza
  • Desorientación
  • Falta de apetito

Consejos para afrontar el cambio de horario de verano y no morir en el intento

Si bien en personas sanas estos síntomas desaparecen a los pocos días, alrededor de una semana, los expertos recomiendan seguir una serie de consejos para afrontar el cambio de horario de verano y no morir en el intento, estos son:

  • Mantener horarios fijos para acostarse y levantarse de acuerdo a las necesidades de sueño de cada persona.
  • Evitar pasar tiempo en la cama y en el dormitorio en otro horario que no sea el destinado al sueño nocturno.
  • Modificar la hora de las comidas y el descanso unos días antes
  • Cenar un par de horas antes de irse a dormir, ya que eso facilitará el quedarse dormido sin sentir pesadez.
  • En el caso de los niños, es fundamental realizar un reordenamiento de sus horarios.
  • No dormir siesta durante el día
  • hacer ejercicio (entre 30 y 40 minutos) antes de las 5 p.m. todos los días.
  • No tome bebidas con cafeína después del mediodía..
  • No haga ningún trabajo en la computadora una hora antes de acostarse. 
  • Evita las luces antes de dormir, sobre todo la de móviles, tabletas o televisores.

SSB


Compartir