CINE DE ORO

Sara García: Las tragedias que marcaron la vida de la actriz del cine de oro

La muerte y la tristeza marcaron la infancia de la "Abuelita de México", pero pudo sobrepasarlas y convertirse en leyenda

ESPECTÁCULOS

·
Pese al dolor, la actriz siempre fue fuerte

La época de oro del cine mexicano trajo consigo varias leyendas e historias que volvieron a los actores que encarnaron a sus protagonistas en el foco de la atención nacional. Hoy en día se sigue hablando de las duras batallas que vivieron personajes como Pedro Infante, María Félix, Pedro Armendáriz y varios intérpretes; sin embargo, pocas de estas vidas fueron tan duras como la de Sara García

Sobre su trabajo frente de la cámara solamente se pueden hablar maravillas de la actriz, ya que fue una de las grandes maestras para las nuevas generaciones y además una de las pioneras en México dentro del séptimo arte. Su primera aparición en una cinta fue como extra en "En defensa propia", lanzada en 1917, muchos años antes de que siquiera iniciara el cine de oro. 

Su presencia en diversas producciones la hicieron ganarse el mote de "La Abuelita de México", aunque no solamente se dedicó al mundo cinematográfico, ya que además tuvo participaciones en televisión y radio. Su talento fue tan excepcional que pudo opacar los eventos más desesperanzadores de la vida; sin embargo, estos la siguieron marcando hasta el último de sus días. 

Sara García y la historia de cariño con una mujer que desató versiones sobre su orientación sexual

La muerte de sus hermanos

Sara fue la hija de Isidoro García Ruiz y Felipa Hidalgo Rodríguez, dos inmigrantes españoles que llegaron a México a finales de la década de 1980. Ambos provenían de Andalucía. 

La pareja tuvo a la actriz el 8 de septiembre de 1895; sin embargo, no pudo conocer a sus otros 10 hermanos, quienes murieron a lo largo del tiempo. Las esperanzas de la pareja eran pocas, debido a lo que había acontecido con su descendencia, aunque al final ella logró sobrevivir sana y fuerte. 

No se sabe mucho sobre las causas por las que los otros niños fallecieron o sus edades, de lo que sí se tiene idea es de la soledad que sintió la pequeña y los mimos de su madre, quien le dio todo el amor que pudo al ser su única hija con vida. 

Fue una de las actrices más importantes de México. 

Actriz de la época de oro tuvo rivalidad con Sara García, 'la abuelita' de Pedro Infante

El accidente en el que murió su padre

Cuando la pequeña Sara tenía cinco años de edad, su padre se cayó de un andamio de varios metros de altura. Inmediatamente fue llevado al médico, donde después de varios análisis se determinó que había sufrido un derrame cerebral

El declive en la salud del señor Isidoro fue inmediato, pues de ser un hombre activo que se encargaba de mantener a su familia, pasó a ser una persona que tuvo que dejar de trabajar, debido a que perdió la movilidad de varias partes del cuerpo. 

Fue entonces que la señora Felipa se hizo cargo del negocio familiar, pero las cuentas comenzaron a ser más de lo que ganaba la familia, por lo que optó por mudarse a la Ciudad de México, donde buscó que los suyos tuvieran ayuda de la beneficencia española, la cual les ayudó a obtener atención médica y escuela para la menor de edad. 

Sara inició la escuela como lo haría cualquier niño de su edad; sin embargo, la tragedia volvería a tocar su puerta debido a que su padre no pudo resistir más y terminó por fallecer

Sara García: Así fue la MUERTE de "La abuelita de México"

La dejaron huérfana

Aunque la tristeza embargaba su corazón, la madre de la pequeña decidió seguir adelante y encontró un trabajo limpiando casas, el cual le permitía seguir cumpliendo con las necesidades básicas de su hija.

Como si el destino se empeñara en causarle sufrimiento, Sara contrajo tifoidea, una enfermedad erradicada en la actualidad, pero que en el pasado acabó con la vida de miles de personas en el mundo, quienes padecieron de causa diarrea y una erupción cutánea provocada por la bacteria llamada Salmonella typhi

Doña Felipa, como la madre abnegada que era, decidió cuidar de su hija; sin embargo, al hacerlo se contagió de este mal. Al sentir que las cosas volverían a tornarse trágicas, la mujer acudió al colegio donde estudiaba su hija y le pidió a la directora que cuidara de ella en caso de que muriera. Sara se recuperó, pero su ma murió poco después. 

Llegó a la farándula de casualidad. 

Superó la tristeza y se volvió leyenda

La vida comenzó a cambiarle a partir de entonces. La niña se convirtió en una estudiante destacada y al cuidado de la directora se convirtió en profesora de dibujo a los 14 años de edad. Todos los indicios daban a entender que la estrella del cine no nacería como tal y se quedaría en la docencia; sin embargo, el destino volvió a sorprenderla. 

Cierto día en el que salió a caminar se encontró con la grabación de una película que se llevaba a cabo en la esquina de las calles Balderas y Juárez. La joven se quedó admirando la escena, mientras que el director Joaquín Pozo se acercó a ella y le preguntó si le gustaba el cine. Ella respondió que sí y él le dijo que volviera al día siguiente. 

Sara cumplió su palabra y estuvo en el lugar para la hora acordada. Desde entonces la incluyeron como extra en las escenas, aunque no le pagaron un solo peso. Esto formó los cimientos de una carrera que tuvo décadas de duración y además fueron muestra de que la desgracia en su vida se había terminado.