MAURICIO OCHMANN

Mauricio Ochman vivió una infancia entre el abandono y el alcohol

Desde los 8 años, Mauricio Ochmann se refugió en el alcohol, debido a que no se sentía parte de una familia, lo que lo llevó casi a la muerte

ESPECTÁCULOS

·
Mauricio Ochmann superó su adicción y desde entonces se ha dedicado a trabajar constantemente en él y en sus seres queridos. Foto: Especial

La infancia de Mauricio Ochmann fue tan complicada que lo dejó marcado, vivió situaciones que lo orillaron a refugiarse en el alcohol desde los ocho años de edad, pero gracias la terapia logró superar su adicción y a encontrar la paz interior.

Los problemas de su infancia se debieron a que sus padres biológicos lo abandonaron muy pequeño. Ese sentimiento de sentirse solo lo persiguió durante muchos años, hasta que fue adoptado en Estados Unidos por una pareja de mexicanos y le dieron un hogar, al menos hasta que se divorciaron y Ochmann volvió a quedar solo.

Ante la separación, Mauricio se fue a vivir con su madre adoptiva y durante ese tiempo "siempre, durante mi niñez, mi infancia, mi adolescencia, siempre estuve buscando esa identidad, ese pertenecer, ese quién soy", comentó el actor.

Esa constante búsqueda y frustración lo hicieron caer en el alcohol, pero su necesidad de conocer a sus padres biológicos seguía latente en su mente, pero a finales de los 80 y principios de los 90 no era tan fácil que te dieran información sobre las personas que te dieron en adopción, recordó Ochmann. Lo único que halló fue que su madre era una joven estadounidense de 15 años y su padre un español de 16 años, por lo que su encuentro fue algo así como un "amor de verano", del que él fue el resultado.

Ya para su adolescencia, su adicción alcohólica era mayor, al grado de que era algo que formaba parte de su día a día. "Con todos esos fantasmas y ese rollo que estaba viviendo me gustó la sensación, la fuga de todo lo que sucedía cuando bebía", detalló durante una entrevista con Pati Chapoy.

Cerca de la muerte

A los 16 años se tuvo que ir a vivir con su padre adoptivo y fue cuando tocó fondo, porque estuvo cerca de la muerte, pero en ese momento decidió que era necesario superar sus miedos, su sentimiento de abandono, por lo que tomó terapia y logró encontrar ese lugar en el mundo que tanto necesitaba.

"Llegué a la conclusión de que yo soy mi propia madre y soy mi propio padre y soy mi adulto responsable y que depende de mí y que me tengo en mis brazos, para mí eso fue muy importante y es lo que hoy por hoy me mantiene en contención y en amor propio, y es como... como el monitoreo constante y estar trabajando constantemente conmigo, con mi interior, porque nunca dejas de aprender de ti", compartió el actor de origen estadounidense. 

Tras este resultado, afirmó que la terapia realmente es útil y necesaria, sin importar que las personas hayan tenido una infancia feliz o trágica, aseguró que los primeros años de vida siempre marcan a cualquier ser humano, por lo que invitó a todos a que superen su miedos, pues la mejor forma de hacerlo es enfrentándolos. 

hmm