Consuelo Duval “hace” humor en familia

Consuelo Duval y su hijo Michel regresan con la segunda temporada de la serie “Herederos por accidente”

Consuelo Duval “hace” humor en familia
“Herederos por accidente” presentará este fin de semana su segunda temporada. Foto: Especial

Consuelo Duval considera que el humor es un idioma universal, no importa en qué parte del mundo estén las personas, las situaciones graciosas son las mismas para todas, por eso siente que fue fácil trabajar con sus colegas españoles en la serie “Herederos por accidente”, que este fin de semana presenta su segunda temporada. 

“Los españoles son muy directos, no se andan con rodeos, a diferencia de nosotros que somos más apapachadores… pero nos une el amor por el arte y en esta serie tenemos un humor inteligente que nos hermana”, comentó Duval, quien interpreta a “Silvia” en la serie que se estrena este viernes en Claro Video.

En esta serie por primera vez comparte créditos con su hijo Michel Duval, quien da vida a “Marco”, contó que fue una experiencia divertida y que gozó por ver el desarrollo de él. “Le pedía a Dios todos los días que no me ganara la mamá, que respetara su proceso, porque por eso fue a EU a estudiar, meterme con su trabajo iba a ser invasivo, pero me sentí orgullosa de mi hijo de cómo toma el humor, de que tiene una mama comediante y ahí de mi si no la respetaba”, detalló.

En la serie también participa Maite Perroni, quien también elogió el trabajo de Michel, ya que ha podido trabajar con él en dos ocasiones y en ambas fue grato. La intérprete protagoniza esta comedia, en donde da vida a “Lu”, una mujer mucho más reservada a su anterior trabajo en “Oscuro Deseo”.

“Lo lindo de esta carrera es que nos da opciones de contar historias diferentes, podemos darle vida a personajes que no tienen nada que ver con nosotros. ‘Herederos…’ nos acercó más a la familia, donde aprendemos a amar o a enfrentar los conflictos”, dijo. 

Los actores Jorge Caballero y Camila Valero comentaron que la convivencia en el set de grabación fue muy divertida, ya que los talentos jóvenes aprendieron del trabajo de los artistas consagrados como Consuelo o Maite. 

“No sentí que hubiera egos, todos teníamos personajes generosos trabajando por el proyecto, siempre hubo un ambiente agradable”, detalló Caballero. 

Por Patricia Villanueva


Compartir