ECONOMÍA

Subgobernadora de Banxico pide actuar con mayor determinación en las decisiones de política monetaria

Un miembro de la Junta urgen tomar decisiones adecuadas para reducir la inflación y con los menores costos posibles para la sociedad

ECONOMÍA

·
La subgobernadora subrayó que es indispensable actuar con determinación, firmeza y oportunidad.Créditos: Especial

La subgobernadora del Banco de México, Irene Espinosa Cantellano, dijo que debe actuarse con mayor determinación en las decisiones de política monetaria y fortalecer la credibilidad sobre el compromiso del Instituto Central de mantener la estabilidad de precios.

“La aceleración de la inflación por encima de lo esperado ha propiciado que los ajustes en la postura monetaria instrumentados en meses recientes hayan tenido un efecto limitado sobre la tasa de interés real, que se mantiene por debajo del nivel requerido para lograr la convergencia a la meta de 3 por ciento”, argumentó.

Ello, durante la Reunión de la Junta de Gobierno del Banco de México, con motivo de la decisión de política monetaria anunciada el 12 de mayo de 2022, en la que Espinosa voto por un aumento de 75 puntos base en la tasa de interés referencial del Banco de México a un nivel de 7.25 por ciento

Sin embargo, el incremento fue de 50 puntos base a 7.0 por ciento por los votos a favor de la gobernadora de Banxico, Victoria Rodríguez Ceja, la subgobernadora Galia Borja Gómez, y los subgobernadores Gerardo Esquivel Hernández y Jonathan Ernest Heath Constable

Irene Espinosa subrayó que frente a los resultados limitados de las últimas decisiones, en un entorno de mayor incertidumbre, condiciones externas más adversas y un balance de riesgos para la inflación deteriorado y sesgado al alza, es indispensable actuar con determinación, firmeza y oportunidad.

Por lo que, “aumentar el ritmo de ajuste de la postura monetaria a 75 puntos base es necesario para lograr la convergencia a la meta dentro del horizonte de planeación y reforzar la credibilidad en el compromiso de este Instituto Central con su mandato prioritario de mantener la estabilidad de precios”, expuso la subgobernadora de acuerdo con la Minuta número 92 de dicha reunión.

Detalló que ante el recrudecimiento de las presiones inflacionarias, tuvieron que revisar al alza las proyecciones para la inflación general para los próximos cinco trimestres, acumulándose once decisiones consecutivas en que las previsiones se ajustan al alza en parte o en todo el horizonte de pronóstico.

Las expectativas de inflación de largo plazo se ajustaron por encima de 3.5 por ciento. Foto: Especial

Asimismo, las expectativas de inflación de largo plazo se ajustaron marginalmente por encima de 3.5 por ciento por primera vez desde que se registra su medición, agregó.

Lo anterior representa una representa una advertencia del riesgo de desanclaje de las expectativas de inflación.

No obstante, cabe recordar que en el comunicado emitido para informar la decisión se mencionó que la Junta de Gobierno expresó que en las próximas decisiones de política monetaria vigilará estrechamente las presiones inflacionarias, así como todos los factores que inciden en la trayectoria prevista para la inflación y en sus expectativas.

Además de que advirtió que, “ante un panorama más complejo para la inflación y sus expectativas, se considerará actuar con mayor contundencia para lograr el objetivo de inflación”.

Al respecto y de acuerdo con la Minuta, un miembro advirtió que, los niveles de inflación son elevados por lo que urge tomar decisiones adecuadas para reducir la inflación y que las acciones deben realizarse de manera eficiente, con los menores costos posibles para la sociedad.

Otro miembro destacó que la inflación general permanece en niveles altos y consideró sumamente preocupante que el componente subyacente, el que más responde a la política monetaria, siga con una tendencia al alza.

Subrayó la relevancia de que la política monetaria opere con predictibilidad para conducir ordenadamente la formación de expectativas, por lo que la comunicación del Banco Central debe transmitir claramente que en las próximas decisiones se valorará actuar con mayor contundencia, y que podría ser necesario que la tasa de interés real ex-ante llegue a un nivel por encima del neutral.

Un miembro notó que si la expectativa de inflación a 12 meses es de 4.7 por ciento y el umbral superior del rango neutral se estima en 3.4 por ciento real, la tasa de referencia tendría que llegar a estar por encima del 8 por ciento y posiblemente llevarla a niveles por encima del 9 por ciento.

“El reto es establecer la trayectoria ideal en términos de tiempo y a qué paso se quiere proseguir para llegar a este punto”, dijo.

Además de expresa que, desde la adopción de la tasa de interés interbancaria como objetivo operacional en 2008, solo en nueve de las 25 ocasiones en las que se ha incrementado la tasa objetivo se ha hecho en 50 puntos base, y nunca se ha aumentado dicha tasa en 75 puntos base, si bien no se había tenido un panorama tan complejo para la inflación como el actual.

Así que, señaló que incrementar la tasa 75 puntos base sería un mensaje más fuerte del compromiso con el objetivo prioritario. Esta medida disiparía aún más cualquier duda sobre la autonomía y refrendaría la obligación moral con el segmento más vulnerable de la población.

Además, esto implicaría llegar a la zona neutral más rápido, ayudaría a contrarrestar el deterioro de las expectativas de mediano plazo, tendría un mayor efecto en el anclaje de las de largo plazo, y daría una mayor postura monetaria relativa para enfrentar aumentos en la aversión al riesgo.

Sin embargo, notó que sorprendería al mercado y analistas, dificultando las previsiones de la trayectoria de la tasa de referencia y distorsionando la interpretación de la función de reacción.

Agregó que un ritmo mayor podría resultar en una tasa terminal excesivamente alta para el sano desarrollo de la economía y los mercados financieros, además de señalar que un aumento de 50 puntos base está descontado por el mercado y analistas, manda un mensaje de compromiso con el objetivo prioritario y es congruente con la narrativa de ajustes graduales.

Otro miembro detalló que, si bien la mayoría de los analistas espera un incremento de 50 puntos base, tres consideran la posibilidad de 75 puntos base y las expectativas derivadas de instrumentos de mercado indican para cierre de año una tasa implícita mayor.

Opinó que una sorpresa hacia el lado de la prudencia -con un alza mayor- no es necesariamente una mala noticia, sino que muestra un banco central cuya prioridad es el control de la inflación.

Agregó que también es fundamental mantener condiciones para un tipo de cambio resiliente.

Algunos apuntaron que el 43 por ciento de los genéricos del INPC presentan incrementos mensuales anualizados con cifras desestacionalizadas mayores al 10 por ciento y uno añadió que 82 por ciento de las ciudades registró una inflación anual entre 7 y 10 por ciento.

Uno destacó que la revisión al alza se dio incluso incorporando los efectos del Paquete Contra la Inflación y la Carestía.

La mayoría indicó que el balance de riesgos para la inflación en el horizonte de pronóstico se mantiene sesgado al alza y ha continuado deteriorándose. Uno puntualizó que ello se debe a la posibilidad de que los efectos del conflicto geopolítico sean mayores o de mayor duración a lo previsto. Algunos destacaron que existe un entorno de mayor incertidumbre para la inflación.

Sigue leyendo:

Busca Banxico crear plataforma para envío de solicitudes de crédito por varios oferentes

‘Inflación no está fuera de control’: Banxico

Política Monetaria de EU representa un reto para México: Banxico