COPA ORO

No es una catástrofe la derrota: Gerardo Martino tras derrota de México en la Copa Oro

Con ese resultado, los mexicanos quedan fuera de la competencia ante Estados Unidos

DEPORTES

·
Los mexicanos perdieron en el último momento

Tras la caída de esta noche durante la final de la Copa Oro, la Selección Mexicana ya perdió dos finales ante Estados Unidos de manera consecutiva. Sin embargo, el técnico de la escuadra azteca, Gerardo Martino, aseguró que esta derrota no representa una catástrofe para el interior del grupo.

Incluso, mencionó que su equipo no cambiará la forma de juego, ya que no se vio superado dentro del campo durante estos dos partidos. Recordó que los cuatro goles que recibieron en estos episodios fueron todos a pelota parada, y en ambos tuvieron grandes momentos para definir la serie, pero no lo consiguieron.

Por segunda vez en la historia de la Copa Oro, el conjunto nacional perdió un título ante su acérrimo rival. La primera ocasión que ocurrió fue en 2007, al caer 2-1, y le pasó lo mismo esta noche, con el gol de Miles Robinson en los tiempos extra.

El golpe es mayúsculo, ya que en junio también perdió el título de la Nations League, frente a este mismo oponente y, también, con una anotación en contra en la prórroga.

Martino describió que todo fracaso duele, más en este tipo de circunstancias y ante estos rivales. Al ser cuestionado por las críticas que se desplegarán hacia su labor.

“Nosotros estamos preparados para trabajar, conducir un equipo, competir, el resto no son situaciones que pueda manejar. Los triunfos te ponen en un lugar y las derrotas en otro”, dijo

El estratega de México afirmó que su equipo hizo un primer tiempo, e inicio del segundo, favorable para ellos a través de la posesión de la pelota. No obstante, indicó que sus futbolistas tuvieron un importante desgaste en medio campo, que permitió crecer a los jugadores de Las Barras y las Estrellas.

Para la prórroga, en un juego encerrado, confesó que ya esperaban los penaltis, pero una acción a balón parado le dio el título a los estadounidenses, que ganaron la Copa Oro por séptima vez en su historia.