TOKIO 2020

¿Quién es la primera atleta suspendida por dopaje en Tokio 2020?

Previo al inicio de la justa olímpica, se determinó que serían 20 atletas los que no participarían por no cumplir con los controles antidopaje fuera de competencia

DEPORTES

·
(Foto: AFP)

La atleta Blessing Okagbare, de Nigeria, se ha convertido en la primera en recibir una sanción por dopaje en Tokio 2020, en consecuencia, no podrá participar en la justa veraniega.

Cabe señalar que ella participaría en las semifinales de la prueba de 100 metros en el Estado Olímpicos, etapa a la que se clasificó al registrar un tiempo de 11.05.  Asimismo, era una de las favoritas para obtener medalla.

En un comunicado de prensa, la Unidad de Integridad del Atletismo (AIU, por su sigla en inglés) indicó sobre la suspensión provisional de la atleta nigeriana con efecto inmediato tras un resultado positivo por hormona de crecimiento, la cual está enlistada entre las sustancia prohibidas por la Agencia Mundial Antidopajes (WADA). El test le fue aplicado a la deportista el 19 de julio y fue fuera de competencia.

La atleta expuso en redes sociales que “el sistema deportivo en Nigeria es defectuoso y sus deportistas siempre son las víctimas colaterales”.

A finales de julio, la AIU informó que serían 20 atletas que los que no participarían Tokio 2020, al no cumplir con los controles antidopajes fuera de competencia, y 10 eran nigerianos – país que está clasificado de alto riesgo, por lo que se tiene que realizar controles antidopaje tres veces que “preceden a un gran campeonato”, de acuerdo con información de AFP.

El resto de la lista lo completaron atletas de Kenia (2), Bielorrusia (3), Etiopía (1), Marruecos (1) y Ucrania (3)..

¿Por qué la hormona de crecimiento humano es parte de las sustancias prohibidas por la WADA?

En un documento de la Agencia Mundial Antidopaje explica que las acciones metabólicas de la hormona de crecimiento “también interactúan con las de la Insulina y los esteroides anabólicos, promoviendo una mejora de los efectos anabólicos y un aumento de la masa muscular”.

Añade que la hormona también tiene efectos en la pérdida de grasa y ayuda en que sea más rápida la recuperación de músculos y huesos. Y la sustancia solo puede ser  detectada en la sangre.

Entre los efectos secundarios de su consumo está el provocar una presión sanguínea y una posible falla cardiaca, dañar el hígado, la tiroides y vista o provocar artritis degenerativa. 

Con información de AFP.