MADRID

La Casa más importante de la arquitectura e interiorismo en Madrid

Después de la pandemia, la seria retoma este año su importancia como referente del diseño, presentando las últimas tendencias mundiales

PERSPECTIVA. Edificio Casa Decor, 2021. Foto: Nacho Uribe Salazar para Casa Decor. Cortesía: Casa Decor.
Escrito en CULTURA el

La importancia de los espacios habitables se ha resignificado en el último año, ya que nos recuerda cuáles son las razones por las que la arquitectura y el interiorismo son una preocupación primordial. Antes de la pandemia, el hogar estuvo relegado a un segundo plano y todas las actividades esenciales trasladadas al exterior. Un año después, el mundo entero regresa para adaptar su vida al interior, lo que ha provocado modificar cada detalle y planear con mayor minuciosidad nuestros espacios cotidianos. Es así como este año, Casa Decor 2021 retoma la fuerza que desde hace más de dos décadas ha tenido en España para la arquitectura, el diseño y el interiorismo; reiterando la importancia que esta plataforma tiene para mostrar, en mes y medio, los mejores ejemplos en estética, funcionalidad, tecnología y sustentabilidad. 

Por 29 años, Casa Decor ha tenido la oportunidad de posicionarse en Madrid como una feria única en Europa, líder en tendencias y, hasta la fecha, reuniendo a más de 200 profesionales consagrados y jóvenes promesas del sector hábitat, estilo de vida y tecnología. Todos los años sorprende a sus 50 mil visitantes durante seis semanas: público de todo el mundo que disfruta de este evento, en un ambiente vanguardista, conformado por espacios que realzan las cualidades de cada lugar que integra nuestra vida diaria. Como parte de la expectativa que se genera alrededor de Casa Decor, en cada edición surge una nueva oportunidad de tomar un edificio icónico de Madrid, aparentemente “dormido” y que debido a su carácter único y espacial, se convierte en la sede perfecta para convulsionar a toda la ciudad, presentando las propuestas más avant garde con lo mejor de las nuevas tendencias, así como propuestas únicas y originales. Además del impacto mediático que el evento obtiene, al tomar un recinto histórico y convertirlo en un importante punto de encuentro, activa comercios locales gracias a la alta afluencia de visitantes. Debido a la situación generada por la pandemia, la edición 2020 tuvo que cerrar sus puertas, pero sólo temporalmente, puesto que volvió a abrir el 8 de junio, en el majestuoso Edificio de Velázquez. Sin embargo, la edición 2021, de alguna manera es el reestreno alegre y victorioso, pero también reflexivo y solemne, que el momento amerita. La esencia internacional del Edificio de Velázquez — con su distintiva cúpula afrancesada, sus elementos belgas, ingleses e italianos— contrasta amistosamente con el carácter regionalista de la Casa de Tomás Allende, sede de este año. 

En cuanto a las tendencias que se esperan, predominan los espacios minimalistas, pero acogedores, cómodos y ergonómicos, que se traducen con elementos orgánicos como la madera y las fibras naturales, o artesanales, como el barro, la cerámica y el vidrio; y espacios completamente verdes, que incluyen terrazas y jardines interiores, porque el coronavirus nos dejó también la lección de la importancia que tienen las plantas en nuestra vida. Este año se busca comunicar, a partir de la experiencia propia, que el interiorismo es más que una solución estética, que es una necesidad para vivir de forma saludable, en un entorno privado. 

Además, Casa Decor, consciente de la plataforma que representa y alerta a los retos actuales, ha decidido comprometerse con el medio ambiente. Estas medidas no son nada nuevas, desde la edición 2019 se solicitó a los expositores que sus propuestas cumplieran con “el principio de las cinco erres”: reducir, reciclar, reutilizar, recuperar y reparar. Más allá de dar a conocer las marcas y profesionales que trabajan en líneas de sostenibilidad, en la edición 2021 se llegó a un acuerdo con el sistema de certificación forestal PEFC España, para cumplir con sus políticas de sostenibilidad. Se comprometió a calcular su huella de carbono, tanto de colaboradores, como de visitantes, y compensarla mediante plantaciones forestales certificadas PEFC, en El Bierzo. Para 2021, se eligió el bellísimo e impresionante edificio madrileño conocido como Casa de Tomás Allende, que se ubica en la esquina que forman la Carrera de San Jerónimo y Plaza de Canalejas. Fue proyectado a inicios del siglo XX por el gran arquitecto español, de origen cántabro, Leonardo Rucabado, quien ya había construido en Bilbao, para el prominente empresario, político y promotor inmobiliario, Tomás Allende Gómez. El estilo regionalista de la construcción es único, ya que inserta la tradición arquitectónica de la zona de Cantabria en la corriente ecléctica del momento. Esto se puede apreciar en detalles espectaculares que muestran su pasión por las artes decorativas, como el mirador en ebanistería que asoma a la Carrera de San Jerónimo, en diálogo estético con la piedra caliza, el ladrillo y la herrería de sus fachadas, las cuales fueron terminadas en 1920. No sólo sobresale el trabajo de artistas reconocidos como el ceramista Daniel Zuloaga, los emplomados de Casa Maumejean, o los trabajos de metalistería y rejería artística, de Francisco Torras, sino que todo el edificio es un poema escrito con las manos anónimas de decenas de artesanos.Pero esta casa no sólo es fachada. Sus seis pisos, con amplias y luminosas habitaciones, fueron concebidas como espacio mixto: comercial y vivienda. Escalinatas, servicios, ventanas y ventanales se encuentran comprometidos con la habitabilidad cómoda del lugar. Cabe destacar la belleza del torreón próximo a la terraza, en el que se puede ver hacia adentro, pero también, gozar de la vista inigualable del centro de Madrid

Esta casa, próxima a otros edificios emblemáticos, fue elegida como sede de la edición 2021 de Casa Decor: en más de 3 mil metros cuadrados albergará múltiples ambientes, para evaluar y disfrutar de las tendencias en arquitectura, diseño, interiorismo, mobiliario, tecnología y materiales.

Por: Bernardo Noval

PAL