ESCAPADA H

Baja California Sur: Paraíso de playas deslumbrantes y montañas indomables

Para descifrar el carácter tan particular de Baja California Sur, hay que adentrarse en su historia: de las leyendas que hablaban sobre un lugar mágico, a la profundidad de las minas que la fundaron.

TENDENCIAS

·
Baja California Sur. Foto: Cortesía

Resguardada entre algunos de los cuerpos de agua más extraordinarios y biodiversos en el planeta, y delineada por playas deslumbrantes y montañas indomables, la península de Baja California presume una personalidad tan única como su geografía, acostumbrada, desde hace milenios, a fascinar la mirada de los viajeros con su inquebrantable empeño en convertir la fantasía en realidad. “Es un lugar único y, para entenderlo, hay que explorar su pasado”, nos dice Pedro, antes de comenzar el rápido recuento de eventos geológicos, evolutivos, migratorios y culturales que, desde su separación de la placa Norteamericana, hace 15 millones de años, han convertido a esta parte del mapa en un lugar tan diferente al resto del planeta.

Estamos recorriendo las calles del Pueblo Mágico de Todos Santos, siguiendo los pasos de Pedro, nuestro guía, quien a su vez, camina sobre las huellas de los innumerables viajeros que se han aventurado por estas tierras fantásticas en donde el desierto, la roca y el mar se funden en un exuberante abrazo lleno de vida: de las primeras comunidades indígenas que poblaron estos territorios y empezaron a configurar la presencia de lo humano en este paraíso remoto –las tribus seminómadas de guaycuras, pericúes y cochimíes, que construyeron un hogar efímero en la parte baja de la península–, a los viajes de Hernan Cortés, que en 1535, llegó a estas costas convencido de haber encontrado una mítica isla, rica en oro y perlas, y poblada, exclusivamente, por mujeres. El clima pesa bajo la gravedad del trópico de Cáncer que atraviesa y define a la región, pero el viento frío de la corriente Californiana que viaja desde Alaska, nos anima a seguir explorando este caprichoso brazo de tierra con voluntad isleña.

La misma búsqueda de riqueza que motivó a Cortés y a sus ejércitos a recorrer y mapear el territorio que, poco a poco, se convertiría en el límite noroccidental del Virreinato de la Nueva España, fue el detonante del desarrollo industrial y comercial de las Californias. Para el siglo XIX, la opulencia de estas tierras ya había seducido a suficientes aventureros con la promesa encontrar de oro, plata y perlas, para establecer diferentes comunidades mineras en torno a las ciudades de La Paz, Loreto y, desde luego, Todos Santos, que hoy sigue atrayendo a viajeros de todo el mundo, listos para hacerse de otra fortuna: la de encontrar su lugar y escribir su propia historia en el paraíso.

Caminando entre los edificios de estilo virreinal y las calles empedradas, que caracterizan a los pequeños desarrollos urbanos, misiones franciscanas y dominicas, y emplazamientos mineros que salpican esta parte del mapa, desde Los Cabos y hasta San Francisco, en Estados Unidos, entendemos que, para acercarnos al carácter de una región tan singular y comenzar a descifrar sus claves, es necesario viajar a este lugar, a la vez tan cercano y tan diferente, y poner los pies en los mismos lugares que la primeras personas que se decidieron a explorarlo y llamarlo hogar.

Foto: Cortesía

Recuadros

  • Rastreando el pasado

Comienza tu aventura por la historia de Baja California Sur en estos dos lugares imperdibles.

  • Todos Santos

Incorporado al programa de Pueblos Mágicos en 2006, la pequeña comunidad de Todos Santos lo reúne todo: desde sus icónicas galerías y tiendas de diseño, a la inagotable playa Cerritos –que, cada año, atrae a surfistas de todo el mundo– y el legendario Hotel California, los viajeros encontrarán el lugar perfecto para pasar un fin de semana relajado y dedicado al placer. Para organizar un tour histórico y conocer la historia de la región, visita  redtravelmexico.com

Distancia desde La Paz: 80 kilómetros.

  • El Triunfo

Erigida por El Triunfo Silver Mining & Commercial Company, como una comunidad minera dedicada a la extracción de oro y plata, en el siglo XIX, llegó a ser el desarrollo más poblado en toda la península. Hoy, sus antiguos edificios, albergan el Museo Ruta de la Plata, dedicado a contar la historia de la región y de los personajes que definieron su carácter; y un restaurante de sabores locales. golapaz.com

Distancia desde La Paz: 50 kilómetros.

Por Domingo Álvarez

PAL