Este es el AMOR más grande que puede tener un niño... ¡Y no es su MAMÁ!

Siempre se ha dicho que no hay amor más puro y más sincero que el de una madre, pero no sería así

Este es el AMOR más grande que puede tener un niño... ¡Y no es su MAMÁ!
La abuela disfruta el tiempo con su nieto. Foto: Pixabay

Durante muchos años, muchas décadas, muchas generaciones se ha hablado sobre el amor de las madres y los padres a los hijos. En muchas ocasiones se ha señalado que no hay amor más puro que pueda existir en la vida de un hijo que el de su mamá, pero no siempre sería así. 

Muchas veces se dice que existen problemas entre papás e hijos por un tema de que deben enseñar el respeto para la formación de los pequeños y que eso muchas veces podría sesgar el amor con otros condicionamientos o ser reflejo de los papás cuando los niños no son de esa forma.

Las abuelas maternas, lo máximo

Es por ello que se menciona que el amor más puro que puede existir en el mundo para los niños es el de las abuelas. Sí, señoras y señores, las abuelas son las que brindan el amor más sincero y en especial las abuelas maternas, ya que ellas saben lo que es haber criado a una mujer que a su vez algún día traería a su nieto a la vida.

Y es que las abuelas maternas tienen el amor más sincero a sus nietos porque en primer turno no son ellas quienes tienen que imponer autoridad, ya que esa responsabilidad le corresponde a las mamás, mientras que las abuelas brindan puro amor.

Ellas logran hacer felices a sus nietos

Por otro lado, las abuelas también llegan a ser muchas veces cómplices de todos los momentos complicados o padres que pasan las y los nietos y pueden ayudarlos a que ellos logren ser felices haciendo cosas que no necesariamente les gusten a los papás.

Además, ella disfrutan mucho de ver crecer a los pequeños, desde los paseos en la calle en la carriola, desde el baño que también es algo muy esencial y llenarlos de muchos besos, de amor, cariño, respeto y darles bases para salir adelante en su vida.

hgm


Compartir