¿Qué es el Jumil, la CHINCHE de campo que se COME en México?

Este insecto se da mucho en Oaxaca, Guerrero y Morelos y tiene un uso importante en la gastronomía

¿Qué es el Jumil, la CHINCHE de campo que se COME en México?
Se da mucho en Oaxaca, Guerrero y Morelos y tiene un uso importante en la gastronomía. Foto: Especial

El jumil es un insecto, que a primera vista no se antoja, es más a muchos podría darles miedo, pero la realidad es que en algunos estados de la República Mexicana es parte de la gastronomía de la zona, es más, en Oaxaca se hace un mezcal con jumil, el cual le da un toque especial a la bebida debido a la esencia que suelta. 

La gastronomía de México cuenta con muchos ingredientes extraños o exóticos, ya que en muchas partes de la nación azteca se utilizan algún tipo de insectos como parte de la alimentación, tal es el caso de los chapulines o las hormigas chicatanas; pero en esta ocasión vamos a hablar de una chinche de campo que se utiliza en algunos platillos y bebidas del país. 

El origen de este insecto es en Taxco y el origen de su nombre proviene del náhuatl "Xotlimilli", es un animalito que se alimenta de las hojas y se recolectan principalmente en la época de noviembre a febrero cuando empiezan las primeras lluvias en esta zona del país, pero sabías que se pueden comer. 

El jumil es tan importante en la zona de Taxco que se dice que en la ciudad existe un día para celebrarlo, mismo que ocurre algunos días después del Día de Muertos, esto considerando que comienzan las fechas en las que se pueden recolectar. Para su comercio la gente los recoge y les ponen un poco de agua para que se mantengan frescos en un recipiente de barro. 

¿Cómo lo comen?

Al igual que muchos insectos tienen un alto índice de proteína, por lo que mucha gente decide incluirlos en algunos de sus platillos favoritos, además de darle un rico sabor a lo que se van a comer, ya que al solo alimentarse de hojas en los cerros, estos mantienen un sabor a madera o ahumado donde se coloca. 

Los platillos más usuales son: tacos, tostadas o los muelen para preparar alguna salsa molcajeteada. Algunos otros prefieren tatemarlos y los ocupan como condimento o los hacen sal para coctelería. También existen los valientes que se atreven a comerlos vivos

También existe un tipo de mezcal en Oaxaca donde aprovechan el aroma que desprende y deciden dejarlo dentro, al estilo de gusano de maguey, pero al diferencia es que la apariencia de este insecto no es nada agradable, ya que para muchos se asemeja a una cucaracha o algún animalito parecido. 

dza


Compartir