TODOS SOMOS MÉXICO

EU: Palidece la reforma migratoria

Biden sí quería. Hasta ahora, sin embargo, no ha podido lograr la reparación de un sistema roto

OPINIÓN

·
Mauricio Farah / Todos Somos México / Columna Invitada

Se cumple un año de gobierno, y la promesa de Joe Biden de llevar a cabo una reforma migratoria está a punto de quedarse en el camino.

Le ocurrió a George W. Bush, que pronto renunció a ese propósito frente a los atentados del 11 de septiembre, y le sucedió a Barack Obama, que no pudo o no quiso empezar de inmediato y al final de sus dos periodos terminó dividido entre DACA, su programa de Acción Diferida para beneficiar a los dreamers, y su récord de mexicanos deportados.

A Trump no le sucedió porque su fobia por los migrantes latinos cubrió toda su campaña y se extendió a lo largo de su administración.

Pero Biden sí quería, y su secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, acaba de decir que todavía quiere. Hasta ahora, sin embargo, no ha podido avanzar en materia migratoria.

En sus primeros días de gobierno, envió al Congreso su propuesta de reforma (US Citizenship Act of 2021), orientada esencialmente a que alrededor de 11 millones de indocumentados que llegaron antes de 2021 tengan acceso a la ciudadanía.

Pero la iniciativa se empantanó en el Senado, en donde necesita al menos 60 votos y sólo cuenta con 50 senadores demócratas.

El presidente y su partido quisieron tomar una ruta alterna incluyendo en su propuesta de plan social medidas en favor de los migrantes, como otorgar permisos de trabajo a cerca de seis millones de indocumentados, con la intención de lograr su aprobación por mayoría simple, pero la responsable de vigilar la normativa del Senado, Elizabeth McDonouh, se ha opuesto reiteradamente.

Joe Biden canceló parte de la herencia de Trump, los llamados Protocolos de Protección a Migrantes, comúnmente conocidos como Quédate en México. No obstante, en diciembre pasado un juez federal falló a favor del reclamo de dos estados y ordenó la reanudación de los protocolos. La instancia de apelaciones ha ratificado el veredicto y ahora el asunto está en el tribunal supremo.

Intentó Biden dejar de aplicar el llamado Título 42, una disposición del gobierno de Trump para expulsar de inmediato por razones sanitarias a quienes crucen irregularmente la frontera. Pero los grandes flujos de migrantes y la aparición de ómicron lo llevaron a optar por mantener la norma.

Trató de que más dreamers pudieran acogerse a los beneficios de DACA, pero un tribunal de apelaciones negó aprobar nuevas solicitudes mientras la corte resuelve de manera definitiva sobre el futuro del programa.

Todo esto mientras las autoridades migratorias realizaban en el año fiscal de 2021 más de un millón 700 mil detenciones en la frontera, una inédita avalancha de migrantes que nutre el discurso republicano y dificulta a Biden su propósito de lograr la “reparación de un sistema migratorio roto”.

Para cerrar la pinza, el tiempo avanzará hacia la jornada electoral de noviembre, y entonces los partidos privilegiarán el cálculo político. Llegado ese momento, la reforma se desvanecería en el aire.

POR MAURICIO FARAH
SECRETARIO GENERAL DE SERVICIOS ADMINISTRATIVOS DEL SENADO Y ESPECIALISTA EN DERECHOS HUMANOS
@MFARAHG

CAR