DE LEYENDA

Muy clásico

Los conflictos sociales, políticos o económicos de una ciudad o un país se pueden rastrear con ayuda de un duelo de gran rivalidad

OPINIÓN

·
Gustavo Meouchi / De Leyenda / Opinión El Heraldo de México

¿Qué es un clásico? Primero diría que es una larguísima rivalidad, que se refrenda de generación en generación, en algunos casos, por desgracia, con un rencor enconado.

Hay muchos clásicos en el futbol mundial. En Italia tenemos al capitalino: Roma vs. Lazio; el de Turín, entre la Juventus y el Torino, y el de “la Madonnina”, que enfrenta a los equipos de la ciudad de Milán: el Internazionale de Milán y el Milan AC.

En España están el de Betis vs. Sevilla; el Athletic de Bilbao vs. la Real Sociedad; y el más visto y conocido mundialmente: el Real Madrid vs. Barcelona.

Argentina tiene su River Plate vs. Boca Juniors; Brasil el Corinthians vs.Palmeiras en Brasil; Francia el Marsella vs. PSG; Alemania el Bayern Múnich vs. Borussia Dortmund en Alemania; Uruguay el Nacional vs. Peñarol; y así a lo largo del mundo.

Los conflictos sociales, políticos o económicos de una ciudad o un país se pueden rastrear con ayuda de un clásico.

Tenemos el caso del Liverpool y el Manchester United. La rivalidad empezó a nivel de ciudades. En el s. XVIII Manchester era la localidad más importante del noreste de Inglaterra, pero a finales de siglo el puerto de Liverpool, apenas a 56 kilómetros de distancia, había crecido en categoríay se convirtió en un competidor por el poder. Por Liverpool pasaban los cargamentos de algodón y de muchas materias primas y productos que permitían el desarrollo manufacturero de la zona. La antigua ciudad de Manchester estableció un canal, lo que no gustó nada a los inversionistas del puerto e inició una carrera por el desarrollo económico de la zona durante la Revolución Industrial.

Habitantes de ambas ciudades alimentaron el conflicto económico y social y a finales de 1800, esa tensión se trasladó a las canchas de fútbol, lo que es muy sano y manejable visto a la distancia. A principios de 1900 dos equipos incursionaron en la primera liga inglesa, con apenas dos años de distancia. El Liverpool F.C. primero, que surgía como una alternativa al Everton FC, tras las diferencias entre el dueño del equipo y el del campo de futbol, situado en Anfield. El Manchester United había iniciado como el Newton Heath y tras cambiar de nombre, ascendió también al primer círculo de competición inglés.

Durante la mayor parte del siglo pasado los equipos se enfrentaron en los torneos nacionales y algunos internacionales, pero la competición no fue particularmente trascendental, la vieja rencilla regional no estaba completamente asentada, posiblemente porque había más competidores que la representaban.

Nos encontramos ante otra característica de los clásicos: la jerarquía. En el futbol inglés se les llama “derbys” a estas rivalidades que se establecen entre varias aficiones y equipos. El Liverpool, como es natural, tiene una particular rivalidad con el Everton, y la población de la ciudad elige el equipo de su preferencia. ¿Por qué entonces la rivalidad entre el Manchester United y el Liverpool es más grande?

Para 1970 cada equipo había tenido su propio recorrido, sin embargo, con las nuevas técnicas de publicidad y con la difusión en medios locales, generó una percepción de que el United era mejor tratado por la televisión, la radio y la prensa. Así, el United se encontró asociado a valores como el lujo, el dinero, y el glamour y el Liverpool a otros como el trabajo duro, el profesionalismo y la destreza técnica. Las escalas de valores se oponían en estas nuevas narrativas y eso dio impulso a la rivalidad que opacó a otros derbys locales.

¿Esa parte de la historia no les recuerda la rivalidad entre Chivas y América aquí en México?, equipos con filosofías y valores casi opuestos, que se enfrentan continuamente para determinar quién es mejor. Vemos que ese partido, el clásico nacional, no se trata solo de futbol, sino que nos estamos jugando una concepción del mundo. ¿Qué pesa más, el talento extranjero o el nacional?

Hay ocasiones en que algunas rivalidades se van desdibujando, ya sea porque los clubes dejan de ser identificados con ciertos valores o porque surge otra pugna. En México han ido cobrando importancia los enfrentamientos entre Tigres y Rayados, que me parece se asemeja mucho al River-Boca de Argentina, por el ambiente y la pasión con que se vive en sus estadios. También han surgido el Chivas vs. Atlas que también tienen un tinte local y el Pumas vs. América (que en un tiempo fue la cantera contra la cartera).

Actualmente el Cruz Azul vs. el América, que encarna la historia de un equipo con pocos recursos económicos que termina ganándole a los millonarios en la final, allá por principios de los años setenta, me parece el más importante actualmente. A partir de aquella final simbólica, en cada partido entran el juego el honor, el orgullo, y cada vez que deben encontrarse, aunque no sea dirimiendo quien se queda con la copa, ambos equipos saben que ese no es otro partido cualquiera. Y por ello el encuentro del pasado domingo 31 de octubre resultó tan emocionante.

¡Larga vida al clásico joven y a todos los clásicos!

POR GUSTAVO MEOUCHI
COLABORADOR
@GUS23258924

PAL