Fórmulas mágicas para blindaje

El gobierno federal se compromete a no utilizar los programas sociales para obtener ventajas electorales

Fórmulas mágicas para blindaje
Luis Soto/ Agenda Confidencial /Opinión El Heraldo de México

Primero aseveró que los programas sociales que en sexenios anteriores tenían sello de corrupción, de uso clientelar y corporativo, ahora en la Cuarta Transformación son derechos sociales que se entregan de manera directa, sin intermediarios, por lo que se acabó la compra de votos y otras marrullerías que cometían los partidos políticos en todos los procesos electorales. ¡Milagro, milagro! Exclamaron los perplejos

.Después, anunció que en cumplimento a la instrucción presidencial de evitar que la operación de programas sociales o recursos públicos influyan en la equidad de las próximas elecciones, se impartirán cursos de capacitación en el marco del blindaje electoral, dirigido a todo el personal de la secretaría del Bienestar, en el que participarán el INE, la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEDE) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), así como el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

 A través de una circular, el secretario del Bienestar, Javier May Rodríguez convocó al personal de la dependencia a participar en esta actividad que, explicó, tiene entre sus objetivos el contribuir a la equidad y prevenir actos o conductas que impliquen propaganda gubernamental durante el proceso electoral, así como crear conciencia de las acciones que constituyen delitos electorales graves y sus consecuencias, todo “con el objetivo de coadyuvar al desarrollo sin incidencias del proceso electoral, impidiendo interferencias que intenten vulnerar este ejercicio democrático que inició en septiembre de 2020 y concluirá el 6 de junio de 2021, día de la jornada electoral”, indicó. 

En pocas palabras, el gobierno federal se compromete a no utilizar los programas sociales —particularmente los que maneja la Secretaría de Desarrollo Social—para obtener ventajas electorales. O sea que un asunto tan serio y tan grave como la vieja práctica electorera de todos los partidos, que consiste en comprar votos mediante diversos instrumentos se pretende resolver mediante unos cuantos cursos de capacitación.    

En relación con el tema del blindaje electoral, es imposible olvidar el consejo que Andrés Manuel López Obrador acostumbraba dar durante sus mítines de campaña en su loca carrera por la presidencia de la República: “Ustedes agarren lo que les regalen… pero después voten por el candidato que quieran.” Y también aquella frase de un exsecretario de Salud de Veracruz, de nombre Pablo Anaya Rivera, quien allá por 2013 declaró “No es fácil comprar el voto. Hay que saber a quién comprárselo. A veces le damos el dinero a quien no va a responder, y sólo nos agarran de pendejos.” 

Esa es la realidad en que se desarrollan los procesos electorales, con o sin blindaje de los recursos públicos, con o sin cursos de capacitación, y los del 2021 no serán la excepción.

POR LUIS SOTO
LUISAGENDA@HOTMAIL.COM
@LUISSOTOAGENDA


Compartir