Educación presencial

Usar la reserva del Banco de México para comprar bonos de Pemex está descartado, porque vulneraría su ley orgánica

Educación presencial
Rogelio Varela / Corporativo / Opinión El Heraldo de México

Uno de los saldos aún no cuantificables de la crisis sanitaria es el impacto que ha tenido el confinamiento en la educación de niños y jóvenes. Mientras que en otros países el manejo de la pandemia permitió el regreso a las aulas, en nuestro país el tema ni siquiera se exploró dejando secuelas en la población infantil tanto en conocimientos como de tipo emocional. Los que tenemos hijos en edad escolar saben de qué le hablo.

Y es que la pandemia ha dejado en México una crisis social donde los más vulnerables han sido los niños, que han quedado en medio de medidas en extremo restrictivas que los han despojado de tener clases presenciales que ofrecen además del acceso al conocimiento, la convivencia física entre compañeros y maestros, siempre por supuesto cuidando la sana distancia. Esto ocurrió en EU, Alemania, China y Japón por hablar del mundo desarrollado, pero también en países de desarrollo similar como Colombia.

Queda claro que en una pandemia, lo primero es la salud, pero en México no se quiso invertir en intentar reabrir escuelas con horarios escalonados con menor aforo de estudiantes que abrían apoyado los cursos en línea.

No le digo nada nuevo al comentar que la escuela es como un segundo hogar, y resulta fundamental para que los niños tengan una vida social y educacional plena. En otros países se tienen clases presenciales sin afectar el derecho a la salud, sin duda ambos derechos humanos.

La parte emocional ha tenido impacto en el aprovechamiento de los niños con las clases a distancia, y especialistas de todo el mundo refieren que las afectaciones por el aislamiento han sido graves, en lo psicológico, lo social e incluso han detonado males oftalmológicos.

Y más que eso, la educación es un derecho fundamental y proporcionarla es una obligación del Estado mexicano, y lo que no aprenden los niños en edades tempranas difícilmente lo podrán recuperar. Tan grande es el dilema.

Como le digo, basta voltear a la Alemania de la canciller Angela Merkel donde han regresado las medidas restrictivas para el movimiento de adultos, pero los niños siguen acudiendo a las aulas, donde los grupos se restringen a 15 alumnos que van rotando a lo largo de la semana, sin hacer a un lado el apoyo de tecnología y cuidados sanitarios.

Los maestros alemanes han reconocido que se tuvieron avances en muchos alumnos con grupos reducidos, y donde los niños regresan a casa a fortalecer sus conocimientos con plataformas en línea, y si bien la carga de trabajo de los profesores en el país europeo es mayor creo que ha valido la pena. Sin duda es una lección que debemos aprender y no dejar más el tiempo correr, porque como diría el poeta, el tiempo no regresará.

LA RUTA DEL DINERO

El subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio González, sepultó el planteamiento de utilizar la reserva del Banco de México para comprar bonos de Pemex, porque la ley no lo permite. El debate generado en redes sociales y medios especializados sirvió para reconocer la terrible crisis que encara la petrolera con limitado acceso al financiamiento.

POR ROGELIO VARELA
ROGELIOVARELA@HOTMAIL.COM
@CORPO_VARELA


Compartir