La dama de hierro del presidente

No fue casualidad y mucho menos una ocurrencia la propuesta del nombramiento de Rosa Icela Rodríguez para dirigir la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana

La dama de hierro del presidente
Sofia García/ Columnista invitada/ Opinión El Heraldo de México

Andrés Manuel López Obrador lo tenía muy claro, necesitaba una persona de mano firme, de toda su confianza y que hubiera trabajado con el en temas de seguridad.

No fue por cumplir la “cuota de género” dijo el presidente.

Será la primera mujer en la historia de México que dirija la Seguridad Nacional en el momento en que más se necesita aplacar la violencia.

Rosa Icela sabe como tejer las estructuras que se requieren para bajar los índices delictivos que han tenido de cabeza a este país por décadas.

En la Ciudad de México cuando fue directora de Concertación Política con López Obrador, instaló las 70 coordinaciones territoriales. Rodríguez era la mano detrás del entonces Secretario de Seguridad del Distrito  Federal, Marcelo Ebrard, con quienes se redujo la incidencia delictiva en 30 por ciento de delitos que se denuncian, como homicidios  y robo de vehículos.

Incluso, ella encabezó la coordinación territorial de Morelos-Tepito, donde jefes policiacos con carrera en Seguridad Pública no podían abatir la delincuencia ya sea por incapacidad o complicidades. Pero la funcionaria se metió a la cueva del lobo como era visto ese territorio y ella misma se encargó de la estrategia para pegarle a la delincuencia y entregó buenos resultados a López Obrador.

Ese mismo modelo es el que el Presidente de la República pidió a Alfonso Durazo que se replicara a nivel Nacional. En ese contexto es que se entiende la llegada de Rosa Icela a una de las Secretarías más importantes del país.

El tema de seguridad no le es ajeno a Rosa Icela, la Coordinación de Puertos y Marina Mercante que actualmente está a su cargo  forma parte del Gabinete  de Seguridad Nacional y la Secretaría de Gobierno que encabezó en la Ciudad de México  también tiene que ver con temas de seguridad.

Al presidente le urge bajar las cifras de violencia. Por eso antes de irse, se dice que el ahora ex secretario de SSPC ya dejó definidas dichas coordinaciones pero ahora falta lo importante, operar e implementar las estrategias que se requieren de manera inmediata.

Rosa Icela Rodríguez puede llegar a hacer la diferencia e implementar una política en materia de seguridad con carácter social.

La violencia no solo se combate con policías ni con más violencia. Se requiere de un plan integral con oportunidades, trabajo, educación, actividades culturales que vuelva a tejer la esfera social y con ese gancho y bola de estambre ha llegado a la Secretaría de Seguridad Pública la ex secretaria de Gobierno de Claudia Sheinbaum.

Todas esas esferas son vinculantes y ella las unió, desde su paso por la Dirección de Participación Ciudadana, después como  Secretaria de Desarrollo Social , en la Coordinación de gabinete de seguridad  del gobierno local, así como en Dirección General del Instituto para la Atención de los Adultos Mayores, donde ameritó ser reconocida por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) por el trabajo implementado.

Incluso, Alicia Barcenas secretaria regional de la CEPAL, invitó a colaborar a Rodríguez a este organismo; sin embargo, Rodriguez rechazó el ofrecimiento para continuar su trabajo a la 4T.

A pesar de seguir en el ámbito local su estrategia y operación se mantuvo en el ojo de expertos e internacionalistas al grado tal que la ONU volvió a distinguir sus resultados.

Tal vez a expertos en materia de seguridad y puristas en el tema les haga ruido y no les guste la llegada de Rosa Icela a la SSPC pero quienes han estado al frente hasta ahora no han dado los resultados esperados.

Andrés Manuel apuesta a un trabajo multidisciplinario y confía ciegamente en que con ella se marcará la diferencia.

Como dato curioso los últimos cuatro jefes de gobierno, incluyendo a Miguel Ángel Mancera necesitaron siempre del servicio de la periodista de profesión, porque donde la colocaron siempre dio buenos resultados y con las Fuerzas Armadas también ha mantenido trato y acercamiento, no por nada su paso, aunque corto, pero clave al frente de la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante.

POR SOFÍA GARCÍA
@SOFIGARCIAMX


Compartir