El desinfectante más seguro del mundo es… mexicano

La disrupción, entendida como el cambio radical de un producto, servicio o herramienta desde lo más profundo de la innovación, hoy permite conocer iniciativas mexicanas que no sólo demuestran el talento que hay en México, sino el potencial de todo lo que puede transformarse para ofrecer una mejor calidad de vida para la humanidad. Esta es la historia de Gabriela de León, una mujer emprendedora y su aportación al mundo con Gresmex y Éviter, una propuesta basada en la nanotecnología que ofrece el primer ingrediente activo nanoparticulado para atacar sólo a las células dañadas sin afectar las sanas ni causar daño al usarlo. La creación de “Nbelyax®”, el activo de Éviter, llevó a la firma mexicana a ser catalogada por las Naciones Unidas como una de las 100 empresas que salvarán al mundo, poniendo en lo más alto el nombre de México y el talento de nuestras emprendedoras, por ofrecer la posibilidad de mejorar la calidad de vida de nuestro país y del mundo entero. Pero esto no se logró de manera fortuita, hay que destacar la visión, el trabajo y la dedicación de Gabriela al ir más allá en una actividad tradicional, pues Gresmex sólo manufacturaba productos para cuidado personal y del hogar para marcas propias de los principales supermercados de México. Pero, lo que realmente la impulsó a generar esta innovación fue la necesidad de ofrecer a su familia protección sin que su salud se viera afectada. Así nació “Nbelyax®”, que elimina bacterias, virus, hongos, etc, pero no contamina ni es tóxico. Una parte esencial de la emprendedora, es que supo vincularse con el área científica del país para desarrollar su tecnología, algo que hoy es fundamental para cualquier empresa que desea innovar y resolver un problema actual. Su apertura le permitió aliarse con los mejores investigadores, instituciones, laboratorios y universidades, y su “disrupción” se ha podido patentar no sólo en México, sino en 160 países más, convirtiéndose en la patente mexicana con mayor proyección en la historia del país. Con Gresmex, Gabriela ya demostró que en México hay verdaderas innovaciones con impacto a nivel mundial de la mano de la mujer, y que esto es posible para cualquier emprendedora que se proponga tomar las oportunidades que los problemas sociales nos ofrecen para emprender rentable y sosteniblemente. Ella eligió a la nanotecnología como un gran vehículo para desarrollar soluciones que hoy tienen un efecto positivo en la sociedad más allá de las fronteras. No dudes en abrir tu empresa al trabajo conjunto con investigadores y científicos de alto nivel en México y sé parte de este mundo disruptivo con impacto internacional. ¿Estás listo para cambiar el nivel de vida de la población mundial?   Columna anterior: Emprendimiento e innovación sin fronteras

Compartir