LA MITAD DE LOS QUE VENDEN SON ILEGALES

Consumir medicamentos falsificados causa graves daños a la salud

Se estima que una décima parte de los productos médicos de los países de ingresos bajos y medianos son de calidad subestándar o falsificados, señala la OMS

NACIONAL

·
Estos fármacos son peligrosos para la ciudadaníaCréditos: Especial

Cuando una persona ingiere medicamentos fraudulentos puede ocasionar graves complicaciones a su salud ya sea en el corto o largo plazo, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha documentado casos de discapacidad y además esos productos contribuyen al aumento de las enfermedades resistentes a los fármacos 1.

Aunque actualmente es posible acceder a la compra de un amplio catálogo de productos vía Internet, se debe prestar especial atención porque, de acuerdo con datos de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, los falsificadores se dedican a la
producción ilegal de imitaciones en casi todos los sectores: alimentos, bebidas, ropa, calzado, productos farmacéuticos (medicamentos y dispositivos médicos), entre otros productos, así lo explicó el Doctor Carlos Barrón, especialista en Fármaco y Tecnovigilancia de PiSA Farmacéutica: “En cuanto a la compra de medicamentos en lugares seguros, es cada vez más común encontrar medicamentos falsificados, esto se da principalmente en compras por internet o al comprar en lugares no establecidos correctamente.

Debido a esto, se recomienda comprar siempre en sitios establecidos, que cuenten con aviso de funcionamiento, un responsable sanitario, y que tengan sus permisos a la vista del público en general”, Dr. Barrón. Además, detalló la diferencia entre un medicamento falsificado y uno original: “Un producto original es aquel que es fabricado y distribuido por el Laboratorio que especifica el registro sanitario del medicamento en cuestión. Mientras que, un producto falsificado es aquel que es fabricado por cualquier otro que no sea el laboratorio que especifica el registro sanitario. También hay medicamentos adulterados, en estos se pueden utilizar medicamentos originales en los cuales se altera desde la caducidad, etiquetas, empaques, para hacerlo parecer otro medicamento o a un medicamento caduco ampliar su caducidad”.

De acuerdo con la OMS, la cultura del autodiagnóstico y la autoprescripción ha llevado a la aparición de miles de sitios web no regulados que dan acceso no supervisado a productos médicos de calidad subestándar y falsificados. Por su parte, la Interpol 2 sugiere que hay que extremar las precauciones al comprar medicamentos, sobre todo en línea, ya que se ha descubierto que algunos medicamentos falsificados contienen mercurio, arsénico, raticida o cemento.

En caso de haber consumido un medicamento de dudosa procedencia, lo mejor es avisar a su médico de referencia. “Es el primero que debe de estar enterado y quien puede ayudarle a hacer la notificación de la reacción adversa en caso de haber alguna, pero también deben de contactar al laboratorio fabricante del medicamento original, quienes pueden hacer la denuncia sanitaria ante las autoridades por sospecha de falsificación” indicó el Doctor Carlos Barrón.

“Siempre va a ser recomendable el acudir con su médico para que haga un diagnóstico y establezca el tratamiento adecuado para el padecimiento que tenga el paciente. Existe un tipo de medicamento que se llama OTC o de libre venta, que los podemos adquirir en farmacias sin una receta, y que los mismos traen impresa la indicación de uso, dosis, frecuencia y duración del tratamiento, y que en caso de continuar con los síntomas o agravarse los mismos recomiendan acudir con su médico”, finalizó el especialista en Fármaco y Tecnovigilancia.

Las organizaciones especializadas en salud y los especialistas coinciden en que, para que las personas cuiden de su salud se recomienda adquirir medicamentos y dispositivos médicos en lugares legalmente establecidos, a fin de evitar el riesgo de que sean falsos o caducos.