MIGRANTES

Continúa la desarticulación de la caravana migrante; ahora en Mapastepec

Aunque la mayoría logró escapar, hay reportes de tres menores centroamericanos desaparecidos y mujeres embarazadas golpeadas

NACIONAL

·
Las autoridades trabajan en el tema migrante

Al menos 400 personas de distintas nacionalidades integrantes de la caravana migrante fueron rodeadas y perseguidas por agentes del Instituto Nacional de Migración y la Guardia Nacional cuando descansaban en la cabecera municipal de Mapastepec, Chiapas. 
La caravana, a través de asambleas, decidió esperar a un segundo grupo de 300 migrantes aproximadamente, que salió la madrugada de este martes del municipio de Huixtla, pero los planes se vinieron abajo esta mañana. 

Alrededor de las 11:00 horas la Guardia Nacional con equipo antimotines y agentes del INM, nuevamente los sorprendieron en el parque Benito Juárez de Mapastepec. Los encapsularon, pero los migrantes corrieron y se refugiaron en algunas calles de la ciudad costera. 

Aunque la mayoría logró escapar, hay reportes de tres menores centroamericanos desaparecidos y otros fueron golpeados con toletes y patadas, incluso mujeres embarazadas fueron lesionadas. 

La madre de los menores desaparecidos, argumentó que dejó a sus hijos encargados con otra migrante para ir a cambiar unos quetzales, pero en ese momento arribaron las fuerzas federales, “estoy desesperada solo quiero saber si escaparon o los detuvieron”. 

Los propietarios de comercios, relataron que varios extranjeros corrieron a esconderse y en la búsqueda, los agentes de Migración entraron con violencia, quebraron mercancía y trataron a los migrantes como delincuentes.

En la trifulca, los uniformados también intentaron impedir el trabajo de algunos medios de comunicación que documentaron y describieron las agresiones en transmisiones en vivo. 

Gran parte de los indocumentados escaparon.


“Estamos cansados de esta situación. Nos están maltratando, nos están matando”, dijo un migrante haitiano molestó, pues argumentó sentir temor de que separen a su familia con la que intenta tener una vida digna en este continente. 

Los uniformados están distribuidos en el tramo carretero Huixtla-Pijijiapan imposibilitando la reunión de los dos grupos de migrantes que buscan salir de Chiapas para continuar con sus procedimientos migratorios. 

Estos hechos fueron documentados por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que, ayer dijo que investigará los hechos de violencia del pasado 28 de agosto y emitió medidas cautelares para la caravana. 

Pidió al INM respetar el principio de no devolución y agilizar los trámites para estancias y regularización; a la Sedena, GN y al estado de Chiapas pidió respetar los derechos fundamentales y evitar el uso excesivo de la fuerza pública. Mientras a la Comar requirió agilizar los trámites; y a Salud solicitó tomar medidas para atender a las personas en el tema de la pandemia del COVID-19. 

Hasta ahora, ninguna de estas recomendaciones se han llevado a cabo a pesar de que las medidas cautelares ya fueron notificadas ante las autoridades correspondientes. 

Desde el sábado pasado, los propios migrantes y medios de comunicación locales denunciaron la detención de menores de edad para desintegrar a los grupos; hasta ahora el INM no ha informado a donde está trasladando a las personas aseguradas en los operativos.