TUMOR CEREBRAL

Por negligencia médica, le dejan tumor en la cabeza del tamaño de una naranja

Leticia Maldonado tiene un tumor del tamaño de una naranja incrustado en su cabeza, cuyo peso es de casi medio kilogramo y que empuja su cerebro y le causa dolores insoportables, vómito y pérdida de la vista y el equilibrio

NACIONAL

·
Leticia Maldonado tiene un tumor del tamaño de una naranja incrustado en su cabeza, cuyo peso es de casi medio kilo. Foto: Cortesía

Leticia Maldonado tiene un tumor del tamaño de una naranja incrustado en su cabeza, cuyo peso es de casi medio kilogramo y que empuja su cerebro y le causa dolores insoportables, vómito y pérdida de la vista y el equilibrio.

Los médicos mandaron a hacerle varios estudios para detectar el padecimiento. Fue así como hallaron un meningioma, mismo que generalmente no es canceroso y aparece en las membranas que rodean al cerebro y la médula espinal.

Sus dos hijas, un par de hermosas mellizas, de cuatro años, corren en la sala de su vivienda, aletean, brincan y gritan con frecuencia para solicitarle cualquier cosa, mientras su esposo Mario López Martínez se mueve atrás de ellas para apaciguarlas.

Era tan grave su dolor que se vio en la necesidad de enseñar a sus pequeñas a desbloquear su celular y mandar mensajes de voz, en caso de que un día se cayera o se desmayara y quedara inconsciente; también les dio instrucciones de abrir la puerta de
casa y llamar a los vecinos en busca de ayuda.

“Le quité claves al teléfono y les enseñé las fotos de su familia y les dije: si algún día me pasa algo o ven que no despierto, marquen o manden un mensaje de voz, porque yo estoy sola con mis hijas, mi marido ha estado trabajando fuera”, recuerda.

Lety, originaria de Orizaba, municipio de la zona centro de Veracruz, retira la diadema elástica que cubre casi la totalidad de su cabeza para mostrar la cicatriz que quedó cerca de su nuca, como si fuera una huella de la primera cirugía a la que fue sometida y cuya experiencia no fue grata.

“Generalmente, un meningioma no te arranca la vida dependiendo de dónde esté ubicado. El mío está entre el cráneo y el cerebro, no llega a tocar al cerebro como tal, pero sí ya lo empujó, ya lo aplastó, ya hizo un daño en mis ojos, la vista es lo que me tiene más afectada”, relata.

La mujer cumple 39 años el próximo 3 de agosto. Es una persona trabajadora que ha destacado por su trayectoria como reportera durante 15 años y, en la actualidad, se desempeña como jefa de Información en una radiodifusora de las más escuchadas en Xalapa y la región.

También es emprendedora y ha recibido premios y reconocimientos por su amplia habilidad en las ventas por catálogo, aunado a su participación en la organización de ferias para fechas importantes, como el Día de las Madres, hasta antes de la pandemia por
SARS-COV-2 (COVID-19).

MÁS DE 300 MIL CASOS AL AÑO

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el país se estima que la incidencia de tumores cerebrales es de 3.5 por cada 100 mil habitantes y representa la segunda y quinta causa de mortalidad por cáncer en grupos de 0 a 18 años y de 18 a 29 años.

Estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) revelan que cada año se diagnostican cerca de 300 mil nuevos casos de tumores cerebrales a nivel mundial, que corresponden al 2.5 por ciento de la mortalidad por cáncer.

Especialistas sostienen que el meningioma es un tumor craneal benigno que procede de células de las cubiertas del cerebro. Aunque no crece dentro del cerebro, lo comprime. Además son más frecuentes en mujeres que en varones y su incidencia aumenta a lo largo de la vida.

NEGLIGENCIA

Todo iba bien para Leticia Maldonado hasta que los dolores en su cabeza hacían que cada vez fuera más difícil levantarse de cama para retomar sus actividades cotidianas. Creía que se trataba de una simple migraña que podía controlar con medicamento, pero no fue así.

El primer médico cirujano que la atendió, detectó el tumor en abril pasado y le dijo que éste debió nacer desde que era niña y fue creciendo hasta medir 8.3 centímetros de diámetro y pesar 400 gramos.

“Me sometí a una primera cirugía donde se me dijo que se me iba a quitar todo el tumor o la mayoría y no fue así, solo me abrieron una pequeña ventana y solo me quitaron un centímetro, tampoco se me dijo nada”, añadió.

Después de eso se realizó una tomografía donde se observa que el meningioma ahora mide 7.2 centímetros de diámetro y que fue defraudada por el médico anterior, quien le cobró cerca de 80 mil pesos por la cirugía, más los gastos de hospitalización que debió
cubrir.

“Lo bueno es que ya no me duele la cabeza, eran dolor terribles que te hacían estar volviendo el estómago todo el tiempo, era imposible vivir de esa manera. Me siento bien, pero no estoy bien porque esa cosa sigue creciendo y sigue aplastando mi cerebro”.

COSTOSA CIRUGÍA

Ahora sufre un cansancio constante, no ve bien y necesita otra cirugía cuyo costo aproximado es de 323 mil pesos, monto que no ha podido juntar con su salario, el de su marido y la ayuda familiar.

Lety Maldonado, como es conocida en el gremio periodístico, carece de toda prestación laboral. Está asegurada gracias a su madre, pero el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) carece de equipo y personal para su operación, y ha centrado su atención en los pacientes con SARS-COV-2 (COVID-19).

Planea recaudar fondos, mediante rifas y una campaña que ha iniciado en su página de Facebook “Leticia Maldonado R”, para poder cubrir su segunda cirugía en septiembre u octubre próximo, toda vez que, en caso de que demore la intervención, podría perder la vista en su totalidad.

“Ya sé por qué cobran lo que cobran, porque es muchísimo lo que tienen que hacer, me tienen que quitar prácticamente toda la tapa del cráneo y tienen que ser dos neurocirujanos. Al sacar un presupuesto de todo lo que tienen que comprar, son más de 300 mil pesos”.

Algunos emprendedores de Xalapa y Orizaba le han donado artículos para la realización de las rifas. Pero necesita ayuda de la población en general para juntar el recurso económico y acceder a la operación lo antes posible.

“Tengo dos hijas y quiero seguir con ellas, y me gusta vivir y quiero volver a ir a conciertos, quiero ver el fin de esta pandemia, tengo ganas de hacer muchas cosas y siento que con ayuda de ustedes lo voy a lograr”, enfatiza mientras las lágrimas nublan su vista.

MAAZ