BOMBARDEO DE NUBES

Siembran lluvias, desde aviones

Se trata de un proceso químico que permite acelerar la caída de agua y atacar las sequías en el norte del país

38 mil hectáreas afectadas. Ilustración: Arturo Ramírez
Escrito en NACIONAL el

El presidente Andrés Manuel López Obrador aprobó un ensayo de bombardeo de nubes para generar lluvias y atacar las sequías en el país.

El ensayo de la denominada siembra de nubes se realizará en Baja California, aprovechando el clima mediterráneo, y se puede hacer con avionetas o cañones desde tierra para esparcir químicos, como el yoduro de plata, que aceleran la lluvia.

El bombardeo de nubes será coordinado por las Secretarías de Agricultura, Defensa Nacional y Medio Ambiente, y de acuerdo con información de la Secretaría de Agricultura proporcionada al Senado, el objetivo, es conocer si es factible la inducción de precipitación pluvial en la región.

“Tenemos la instrucción del señor Presidente para llevar a cabo un ensayo piloto de bombardeo de nubes. El ensayo para ver si es factible poder lograr esa inducción de la precipitación pluvial a partir del bombardeo de nubes y de esa forma poderlo reportar en su momento”, precisó a senadores el secretario de Agricultura, Víctor Manuel Villalobos Arámbula.

Ocho años atrás se intentó. Gráfico: Arturo Ramírez

La Comisión Nacional del Agua ha informado que en octubre gran parte del territorio nacional registró lluvias por debajo del promedio, las más significativas en el norte de Tamaulipas y Veracruz, así como en el noroeste del país, por lo que se registran sequías de moderadas a severas.

El Heraldo de México publicó en octubre que las duras sequías ocasionan escasez de agua, ya que dos presas internacionales en el norte no cuentan con abasto de agua para cultivos de riego en los estados de Coahuila y Tamaulipas.

Según organizaciones campesinas, en Sonora las pérdidas son de mil millones de pesos por la afectación a 38 mil hectáreas de cultivos.

Otro de los métodos que se han utilizado para propiciar las lluvias es el uso de electrificación local de la atmósfera, lo que produce condiciones favorables de precipitación.

Según el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, la aplicación de yoduro de plata para sembrar nubes se ha realizado en México al menos desde 1949; mientras que en la temporada de lluvia de 2012 se implementó un programa de inducción de lluvia para mitigar los efectos de la sequía que se presentó del 21 de junio al 10 de septiembre en Zacatecas y Aguascalientes.

El instituto recogió estudios en los que se indican que pese al programa de inducción, la precipitación no fue generalizada y resultó inferior a lo normal, “lo cual indicó que esta inducción artificial, al menos para su uso en la agricultura, no tuvo un impacto significativo”.    

 

Por Misael Zavala