Detienen a una persona tras cateos en inmuebles de la Morelos, Guerrero y Santa María La Ribera

Las autoridades informaron que además se aseguraron distintas cantidades de posible narcótico

Detienen a una persona tras cateos en inmuebles de la Morelos, Guerrero y Santa María La Ribera
FOTO: ESPECIAL

En las colonias Morelos, Guerrero y Santa María La Ribera, en la alcaldía Cuauhtémoc, las autoridades correspondientes llevaron a cabo una serie de cateos.

Fue en seguimiento a denuncias ciudadanas y trabajos de inteligencia, agentes de la Policía de Investigación (PDI) de la Fiscalía General de Justicia (FGJ), en estrecha colaboración con personal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y la Guardia Nacional (GN), que se ejecutaron cuatro órdenes de cateo, donde fue asegurada una persona, además de distintas cantidades de posible narcótico.

Las investigaciones permitieron que el agente del Ministerio Público de la Fiscalía de Investigación del Delito de Narcomenudeo solicitara y obtuviera de un Juez de Control las órdenes de cateo para cuatro inmuebles: uno en la colonia Guerrero; otro en la Santa María La Ribera, y los dos restantes en la colonia Morelos, que eran utilizados como puntos de venta de droga.

En estas acciones se detuvo a una mujer y dos inmuebles quedaron asegurados; se localizaron cerca de 250 gramos de vegetal verde a granel, con características similares a la marihuana y aproximadamente 49 envoltorios con igual sustancia; tres bolsas con polvo blanco, parecido a la cocaína y tres básculas grameras.

En este caso, la FGJ colocó sellos y aseguró los domicilios para continuar con las indagatorias e integrar las carpetas de investigación correspondientes; en dos viviendas inspeccionadas ubicadas en la colonia Morelos, no se encontraron indicios constitutivos de algún delito. 

La persona detenida, así como los indicios, quedaron a disposición del agente del Ministerio Público en la Fiscalía de Investigación del Delito de Narcomenudeo, quien determinará su situación jurídica en las próximas horas.

Por Carlos Navarro


Compartir