ONU

Durante Asamblea General, contagio de COVID-19 toma sede de la ONU

Biden anuncia que EU donará 500 millones de dosis más para los países con menos recursos

MUNDO

·
Bolsonaro ha repetido que será 'el último' brasileño en recibir el inmunizante. Foto: AFP

El ministro de Salud brasileño, Marcelo Queiroga, "dio positivo para COVID-19", tras participar el pasado martes en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, inaugurada por el presidente Jair Bolsonaro.

El mandatario brasileño se aisló en su casa de Brasilia, tras regresar de la asamblea de la ONU, después de que Queiroga dio positivo al COVID-19 y tiene que permanecer en cuarentena en Nueva York.

"Los demás integrantes de la comitiva realizaron el test y dieron negativo" para el virus, detalló la Secretaría Especial de Comunicación.

Bolsonaro, quien volvió a mostrarse sin máscara en varias ocasiones durante el viaje, no está vacunado contra el COVID-19 y ha repetido que será "el último" brasileño en recibir el inmunizante.

La infección del ministro es la segunda detectada en el entorno de Bolsonaro desde la llegada a la ciudad estadounidense. Queiroga estuvo junto al mandatario en varios eventos, incluido un encuentro el lunes con el primer ministro británico, Boris Johnson.

Vacunado contra el coronavirus, Queiroga, de 55 años, "se encuentra bien", según el informe oficial.

El presidente de EU, Joe Biden, anunció que su país duplicará su donación de vacunas contra el COVID-19 durante una cumbre virtual sobre la pandemia, con la que la Casa Blanca busca acelerar el ritmo de inmunización en el mundo.

Al intervenir en la reunión virtual, organizada por la Casa Blanca con motivo de la Asamblea General de la ONU, Biden confirmó sus negociaciones con Pfizer para adquirir 500 millones de dosis.

De esta forma, Washington ha gestionado la compra de mil 100 millones de dosis de distintas marcas para donar a otros países.

Hasta ahora, se han inyectado seis mil millones de dosis antiCOVID-19, pero persisten desigualdades en el acceso a los antídotos, pues mientras unos 15 países ya administran terceras dosis, la vacunación no despega en los países pobres, en particular en África. 

AFP, AP Y EFE

MAAZ