KEN SALAZAR

Ken Salazar: "Tenemos una responsabilidad juntos para combatir al crimen y narcotráfico"

El diplomático resaltó el interés de su gobierno en detener el flujo de armas hacia México y resolver el problema de migración

MUNDO

·
ENTUSIASMO. Salazar asegura que tiene el objetivo de mejorar la relación. Foto: Yadín Xolalpa

La relación entre México y Estados Unidos se encuentra en un momento de transformación, afirmó Ken Salazar, el recién llegado embajador estadounidense, al subrayar la importancia del restablecimiento del diálogo bilateral y la cooperación en la lucha contra la violencia y el crimen.

En entrevista con El Heraldo de México, el diplomático señaló que este es un capítulo nuevo "porque se reconoce por la primera vez que tenemos una responsabilidad juntos para confrontar la violencia, al crimen, a los narcotraficantes, a los hombres. Y lo vamos a hacer juntos", aseguró el exsenador por Colorado, secretario del Interior en la Presidencia de Barack Obama (2008-2016) y ahora embajador.

"Durante cinco años no hubo ningún diálogo entre Estados Unidos y México sobre seguridad", recordó, al indicar el interés de su gobierno en detener el flujo de armas hacia México y resolver el problema de migración.

"Eso es un inconveniente... porque si no hablamos por cinco años ¿cómo podemos resolver los problemas?", preguntó.

Pero hizo constante hincapié en el respeto a la soberanía mexicana. Interrogado respecto a la Reforma Eléctrica, dijo que la estudia, y al responder sobre los vínculos de México con Cuba, Venezuela y Nicaragua, los consideró como una cuestión de soberanía mexicana.

"Tenemos intereses que a veces pueden ser distintos, pero no podemos dejar que asuntos donde no tenemos la misma vista, interrumpan la oportunidad que tenemos para confrontar tanto que podemos hacer juntos.

"Y en eso estoy", señaló. 

Ken Salazar. Foto: Daniel Ojeda

"El Presidente (Biden) me dio la instrucción de cambiar la relación de manera positiva", dijo Salazar en su primera conversación con un medio escrito mexicano, y al considerar que se trata de una nueva etapa en la relación bilateral, en la que juegan un papel importante los votantes latinos y mexico-estadounidenses.

A lo largo de la conversación, el embajador Salazar evitó ser específico, y recordó que los dos gobiernos se encuentran en una fase de planificación en cuanto economía y seguridad, pero también subrayó el respeto estadounidense a la soberanía y los criterios mexicanos.

"Hay muchísimas cosas que vamos a hacer juntos con México, siempre respetando la soberanía del país, y de las agencias federales y estatales locales", dijo al abordar los temas de narcotráfico y delincuencia. 

Pero destacó que el problema del consumo de drogas ya no sólo es de Estados Unidos, sino que también tiene impacto en México.

"Los dos países y los ciudadanos de los países tienen problemas muy  semejantes", comentó, al apuntar que hay un problema de consumo de estupefacientes en ambas naciones.

"Tenemos un problema muy en común", dijo, al anotar que esa es la circunstancia histórica del Diálogo de Alto Nivel sobre seguridad del pasado viernes.

Y eso quiere decir también colaborar en temas como el tráfico de armas desde Estados Unidos y la migración.

Aseguró que debe reconocerse que en este momento "estamos viendo en el corredor migratorio números que no se habían visto en la historia. Por lo que se está viviendo por la pandemia y lo que está pasando con las economías que están sufriendo". 

En segunda instancia, añadió, están la política y la gobernación en muchos países, incluso Venezuela y Haití. "Pero entonces, ¿qué es lo que se debe hacer? Por eso estamos en un diálogo con México y otras naciones regionalmente, porque la solución es entre los países y ojalá que tengamos éxito. Estoy trabajando muchísimo en eso y vamos a ver qué puedo hacer".

Reconoció que el sistema migratorio de su país "está quebrado" y, por tanto, es su responsabilidad resolverlo.

Por otra parte, destacó la presencia de miles de estadounidenses en nuestro país: " Vivimos una migración histórica con ustedes. El otro día me contaba alguien que hay como 30 mil o 40 mil estadounidenses en Baja California, o sea, los que han venido a vivir para acá, en Baja California Sur".

Además, habló del interés de EU por impulsar el desarrollo del sureste mexicano.

Salazar fue confirmado en el Congreso estadounidense el 11 de agosto y llegó a México el pasado 11 de septiembre;  presentó cartas credenciales al presidente Andrés Manuel López Obrador apenas 10 días después.

Por José Carreño Figueras y Javier Solórzano 

CAR