¡Blindada! Washington se prepara para la llegada de Biden; capitales toman previsiones

El miedo a otro brote de violencia política ha llevado a las autoridades a blindar como nunca antes la capital de Estados Unidos

¡Blindada! Washington se prepara para la llegada de Biden; capitales toman previsiones
Los gobernadores de todo el país están enviando miles de tropas de la Guardia Nacional a Washington, DC. Foto: Archivo/ AP

Con sus monumentos más emblemáticos resguardados por vallas metálicas y soldados y policías uniformados apostados en puntos estratégicos, Washington comenzó este viernes la cuenta regresiva para albergar la investidura del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, tras el asalto de la semana pasada al Capitolio.

Esto ante el miedo a otro brote de violencia política ha llevado a las autoridades a blindar como nunca antes la capital de los Estados Unidos que es por estos días epicentro de una serie de investigaciones que buscan determinar cómo un grupo de seguidores del presidente saliente, Donald Trump, superó la seguridad del complejo del Legislativo.

En respuesta a las advertencias de manifestaciones potencialmente violentas, los gobernadores de todo el país están llamando a las tropas de la Guardia Nacional, declarando estados de emergencia y cerrando sus capitales al público antes de la investidura de Biden.

Aunque los detalles siguen siendo turbios, se esperan manifestaciones en los capitales estatales a partir del domingo y antes de la sucesión de Biden del presidente Donald Trump el miércoles.

Los funcionarios estatales esperan evitar el tipo de violencia que ocurrió el 6 de enero, cuando una turba de partidarios de Trump irrumpió en el Capitolio de los Estados Unidos, dejando un oficial de policía del Capitolio y otros cuatro muertos.

El FBI advirtió sobre el potencial de violencia en todas las capitales estatales y dijo que está rastreando una " gran cantidad de conversaciones preocupantes en línea " , incluidas las llamadas a protestas armadas.

La Guardia Nacional está complementando la seguridad en el capitolio de Washington. Foto: Archivo/ AP

Los gobernadores de todo el país están enviando miles de tropas de la Guardia Nacional a Washington, DC, donde el National Mall ha sido cerrado al público en general como parte de un intenso esfuerzo de seguridad. Más de una docena de gobernadores también han pedido a la Guardia que proteja sus propios capitales estatales y ayude a los agentes del orden locales.

Los equipos instalaron una cerca de seis pies alrededor del Capitolio de Michigan antes de las protestas esperadas, y las ventanas a nivel del suelo se cerraron con tablas en un edificio cercano que alberga la oficina del gobernador. Gasper dijo que una mayor presencia de la policía estatal permanecería en el capitolio al menos hasta mediados de febrero.

Algunas ventanas también fueron tapiadas en los capitales de Wisconsin e Illinois, los cuales activaron a la Guardia Nacional para ayudar con la seguridad. Aunque el Capitolio de Wisconsin ya estaba cerrado al público debido al coronavirus, la administración del gobernador demócrata Tony Evers les dijo a aquellos que habían estado ingresando al Capitolio que trabajaran de forma remota durante el resto del mes.

Por su parte, el gobernador de California, Gavin Newsom, está movilizando hasta mil miembros de la Guardia Nacional por preocupaciones de disturbios civiles. Los funcionarios estatales erigieron el jueves una cerca de alambre alrededor del Capitolio, reforzando otras barreras temporales y permanentes. 

Otros gobernadores animaban a la gente a mantenerse alejada de los edificios del capitolio durante los próximos días. El gobernador de Ohio, Mike DeWine, un republicano, cerró el Capitolio hasta después de la toma de posesión de Biden y activó a cientos de miembros de la Guardia Nacional. El gobernador de Indiana, Eric Holcomb, un republicano, dijo el viernes que los funcionarios “decidieron pecar de cautelosos” y cerrar el Capitolio de lunes a miércoles.

Citando la posibilidad de protestas armadas, la gobernadora de Kansas, Laura Kelly, comenzó el viernes una restricción de una semana al acceso público al Capitolio. Solo se permitirá la entrada a aquellos que tengan negocios con la Legislatura o la oficina del gobernador, y deberán proporcionar un correo electrónico que demuestre que tienen una reunión o que están testificando ante un comité legislativo.

Kelly y el gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, cerraron sus edificios del Capitolio durante un par de días la semana que viene, coincidiendo con la inauguración presidencial. El complejo del Capitolio de Pensilvania ya había sido cerrado al público en general debido a la pandemia de coronavirus, pero la nueva orden advierte a los empleados estatales que trabajan en persona que despeguen el martes y miércoles; El lunes es el feriado de Martin Luther King Jr.

La Guardia Nacional está complementando la seguridad en el capitolio de Washington, donde la gente rompió una puerta y entró a los terrenos de la mansión del gobernador la semana pasada. Pero el portavoz de la Patrulla del Estado de Washington, Chris Loftis, dijo el viernes que "no hay amenazas explícitas conocidas" que detallen la hora, el lugar y la acción de futuras manifestaciones.

La Legislatura de Oregon se reunirá el martes. Pero la Cámara y el Senado han cancelado las sesiones de la sala y las audiencias de los comités, y no habrá reuniones en persona. El presidente del Senado, Peter Courtney, un demócrata de Salem, dijo que la decisión se tomó después de consultar con la policía. 

El mes pasado, una multitud violenta entró al Capitolio de Oregon, luchó con la policía y dañó el edificio. Mientras que, la Cámara y el Senado de Carolina del Sur, liderados por los republicanos, no se reunirán en sesión completa el próximo martes o miércoles, y los comités se reunirán virtualmente. El edificio del Capitolio permanecerá cerrado de sábado a miércoles "por precaución", dijeron las autoridades estatales y locales en un comunicado conjunto.

El FBI advirtió sobre el potencial de violencia en todas las capitales estatales. Foto: Archivo/ AP

Los líderes republicanos de la Cámara de Missouri también cancelaron la sesión de la próxima semana. Aunque varios miembros de la Cámara habían expresado preocupaciones de seguridad luego de los disturbios en el capitolio de la nación, una declaración escrita del liderazgo republicano citó un número creciente de casos de COVID-19 en el edificio del Capitolio como una razón para la cancelación.

Los gobernadores de Maryland, Nuevo México y Utah declararon estados de emergencia antes de posibles manifestaciones. Se instaló una cerca en un amplio radio alrededor del Capitolio de Nuevo México. La orden de Utah permite a las autoridades cerrar los terrenos del Capitolio hasta el próximo jueves, el día después de la toma de posesión de Biden.

Con información de AP.


Compartir