Lucran con pandemia

El Estado Islámico y Al-qaeda venden en la red cubrebocas y trajes de protección para capitalizarse durante la emergencia sanitaria

Lucran con pandemia
VIRGEN DE FÁTIMA. Bajo fuertes restricciones se realizó la peregrinación en Portugal. Foto: EFE

El terrorismo se vio beneficiado por la pandemia de COVID-19. Grupos como el Estado Islámico, Al-Qaeda, y las Brigadas al-Qassam aprovecharon la escasez de equipo de protección para montar páginas web fraudulentas y recabar fondos en criptomonedas

El Departamento de Justicia de Estados Unidos detectó sitios que ofrecían cubrebocas, guantes y trajes de protección, "hasta 100 mil unidades" sin problema. Sitios que apostaban por grandes ventas a todo el mundo.

Autoridades norteamericanas ubicaron la página FaceMaskCenter.com –que fue creada desde una dirección de IP en Turquía– y al menos otras cuatro dentro de la red social Facebook, en las que se aseguraba que tenían un stock casi ilimitado de cubrebocas.

En la página se ofrecían mascarillas N95, supuestamente aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), las autoridades norteamericanas detectaron que eso era falso por lo que ahondaron las investigaciones.

En consecuencia, el Departamento de Justicia abrió causas civiles y penales, desactivó las páginas e informó que decomisó 300 cuentas de bitcoin y de ethereum con varios millones de dólares (sin precisar la cifra) a "grupos de conocidos extremistas islámicos que utilizaban esas cuentas y fondos para financiar operaciones

terroristas".

De hecho, de acuerdo con los fiscales ésta ha sido la mayor incautación de criptomonedas en el terrorismo, particularmente a los grupos Estado Islámico, Al-Qaeda y las Brigadas al-Qassam.

Se espera que el dinero confiscado sea utilizado para las víctimas estadounidenses del terrorismo.

En Europa, durante el pico de la primera ola de contagios ocurrido en abril, las mascarillas escaseaban y se detectó que éstas podían ser adquiridas en la llamada web oscura, a cambio de altas cantidades de criptomonedas.

La red oscura o darknet es una parte de internet encriptada, se accede a ella sólo con herramientas especializadas como el navegador Tor, en ella se cometen toda clase de ilícitos, desde la venta de identificaciones falsas, hasta pornografía infantil y trata de personas. 

En España se detectó que durante el estado de alarma por la primera ola de COVID-19 aumentó en 50 por ciento el número de usuarios a la web oscura.

De acuerdo con el Comisario Principal de la Policía Nacional, José García Molina, unos 33 mil españoles se conectan a la red profunda al día, “un espacio que suele ser un refugio para la actividad delictiva”.

En el contexto de la pandemia, en Estados Unidos se han detectado fraudes con ventas falsas de kits de prueba de COVID-19, o llamadas de falsos rastreadores de contactos de enfermos que solicitaban información financiera. 

OTRA PREOCUPACIÓN

La directora técnica de la OMS para el COVID-19, Maria Van Kerkhove, señaló que ya no sólo son preocupantes los casos graves y las muertes por coronavirus en el mundo, sino también los efectos secundarios de la enfermedad en pacientes que ya la han superado.

"Sólo ahora empezamos a ver estos efectos en el corazón, cerebro, pulmones o salud mental", dijo.

La OMS también advirtió que "no es una opción" dejar al nuevo coronavirus circular libremente para que la población adquiera la inmunidad colectiva. 

Escucha y descarga nuestro podcast de coronavirus


Compartir