Así puedes deshidratar frutas y verduras desde tu hogar de forma fácil y sencilla

Los alimentos deshidratados son una excelente opción para botanear entre comidas; además de nutritivos y sanos, estos alimentos son fáciles de elaborar

Así puedes deshidratar frutas y verduras desde tu hogar de forma fácil y sencilla
Estos alimentos los puedes deshidratar en tu propio horno. FOTO: Pixabay

Entre los alimentos ideales para consumirlos entre comidas, sin culpa de estar consumiendo productos chatarra o altos en grasas y azúcares, se encuentran los alimentos deshidratados, con cuyo proceso de preparación se les saca el máximo provecho a las frutas y verduras y se convierten en una excelente opción para los momentos de hambre.

Las frutas y verduras deshidratadas tienen entre sus características que ocupan poco espacio en la cocina, además que se vuelven ligeras y conservan todos sus nutrientes, se convierten en una botana perfecta para consumirlas solas o como complemento con otras recetas.

Este tipo de alimentos se pueden acompañar en recetas saladas o dulces, ya que lo puedes comer con yogur, grano, miel o acompañarlas con algún panecillo o Hot Cakes; de igual manera las verduras deshidratadas se pueden utilizar como acompañante de los guisados, pizzas o hamburguesas. La elección es de cada persona y puedes comerlos solos o como complemento en recetas dulces y saladas.

Cómo deshidratar las verduras y frutas

El proceso de deshidratación en el horno se puede extender de tres a seis horas. FOTO: Pixabay

Antes de comenzar el proceso de deshidratación de las frutas y verduras se tiene que seleccionar el producto; pueden ser desde uvas, cerezas, manzanas, mangos, pies, arándanos, duraznos o chabacanos. De preferencia hay que cerciorarse que estén libres de golpes o magulladuras, enseguida se lavan y se les libera de su cáscara, además de partes que no se suelen consumir como tallos, semillas y corazones. 

Una vez que ya estén limpias las frutas hay que proceder a cortarlas en delgadas rodajas. En el caso de las verduras, puedes elegir entre pimientos, chícharos, brócoli, jitomates, zanahorias, calabacitas o camotes. Ya que los alimentos estén listos hay que preparar el horno a una temperatura entre los 60 y los 65 grados Celsius. Enseguida debes cubrir una charola con papel para hornear, colocar encima una rejilla y comenzar a acomodar las rodajas de verduras y frutas.

Con el uso de la rejilla se mejorará el flujo de aire alrededor de tus alimentos, lo que acelerará el proceso de deshidratación. Luego de acomodar todas las rodajas se ingresa al horno y se deja la puerta ligeramente abierta para que salga la humedad

La fruta puede durar en buen estado por un tiempo aproximado de entre cuatro meses y hasta un año. FOTO: Pixabay

Hay que voltear los trozos cada media hora, en un proceso que se puede extender de tres a seis horas, dependerá del grueso de las rodajas. Al finalizar las frutas deben quedar flexibles, pero no pegajosas ni blandas, mientras que las verduras deben estar crujientes. Cuanto ya estén así hay que apagar el horno, cerrar la puerta y dejar que reposen. Una vez que ya estén frías ya podrás consumirlas a tu gusto. 

Recuerda que este procedimiento permitirá que tus frutas y verduras deshidratadas duren en buen estado por un tiempo aproximado de entre cuatro meses y hasta un año, mientras quedas verduras durarán al menos la mitad del tiempo en comparación con las frutas

mypr


Compartir