Rutas para saborear

A diferencia de otros itinerarios convencionales a lo largo de México, estos circuitos se miden sorbo a sorbo y bocado a bocado. ¿Ya los conoces?

Rutas para saborear
El turismo gastronómico es uno de los más completos. Foto: Cortesía

Tan diversas como nuestra cultura y geografía son las tradiciones culinarias de México, verdaderos motivos por los cuales vale la pena tomar el camino y equiparse con la mejor actitud viajera. En estas cuatro rutas turísticas acabarás con la barriga llena y el corazón contento de conectar con los orígenes naturales de nuestras bebidas y delicias. Presentado por Gastrolab.

Ruta de la Raicilla

Dónde: Occidente de Jalisco.
Por qué hacerla: Para brindar con raicilla, destilado de agave originario de Jalisco, que desde 2019 cuenta con una denominación de origen.
Puntos: La ruta inicia en Puerto Vallarta y se adentra en la Sierra Madre Occidental con paradas en las tabernas de los Pueblos Mágicos de Talpa de Allende, Mascota y San Sebastián del Oeste.

Puerto Vallarta: Foto: Cortesía

Circuito del Nopal

Dónde: En Valtierrilla, municipio de Salamanca, Guanajuato.
Por qué hacerla: Es una experiencia cultural y gastronómica con duración aproximada de cuatro horas y media. A bordo del Tractopal conocerás todo acerca de este ingrediente.
Puntos: Campos de cultivo y productores de la Marca Colectiva Villa Valtierrilla Región de Origen. El recorrido termina en Cerro Verde, un centro de producción y restaurante de pencas rellenas.

Campos de cultivo. Foto: Cortesía 

Ruta del Cacao

Dónde: Región Chontalpa de Tabasco
Por qué hacerla:
Para valorar la calidad e historia del chocolate mexicano.
Puntos: Comienza en Comalcalco, zona arqueológica que fuera una importante urbe de los mayas chontales gracias al comercio de cacao. Sigue en la Hacienda Jesús María, donde aprenderás sobre el cultivo, fermentado y tostado de este fruto con el que se elabora el chocolate.

Cultivo, fermentado y tostado del cacao. Foto: Cortesía

Ruta del Café

Dónde: Zona alta del Soconusco, Chiapas
Por qué hacerla:
Para conocer el origen de una de las bebidas más apasionantes del mundo, acceder a su historia, caminar entre los cafetos y degustar una taza de café.
Puntos de la ruta: Las fincas Irlanda, Argovia, Hamburgo y La Chiripa, así como la cascada de San Francisco, parada para realizar actividades como senderismo y rafting.

Cafetos. Foto: Cortesía

El turismo gastronómico es uno de los más completos porque permite conocer sobre el entorno natural, las tradiciones e industrias de un destino y, de paso, saciar el apetito.

Desde que la cocina tradicional mexicana fue nombrada Patrimonio de la Humanidad, en 2010, cada vez más viajeros se adentran en nuestro país en pos de sus sabores.

Por Aurora Yee y Arturo Torres Landa

 


Compartir