Justin Timberlake en 'Palmer' muestra un pedazo de realidad

El director Fisher Stevens y el actor Justin Timberlake cuentan una historia de aceptación y sin prejuicios en “Palmer”

Justin Timberlake en 'Palmer' muestra un pedazo de realidad
Timberlake está encantado con el papel. Foto: Especial

Tras un retraso de dos años, un presupuesto caído y otro elenco, el director Fisher Stevens por fin vio materializada la cinta “Palmer” de la mano del actor Justin Timberlake, quien al conocer el guion se interesó por llevarlo a la pantalla grande y contar una historia en la que muestran que no importa si se es o se piensa diferente, debe existir aceptación. 

“El que toque temas conservadores es muy interesante, porque Trump fue electo y pensé que había vivido en una burbuja hasta entonces y dije ¿cómo pasó esto? ¿En qué momento ganó este señor? (Filmarla) Era algo importante para mi país, espero inspirar la unidad de la gente y permitir que sus hijos sean quien quieran ser”, señaló Stevens.

“Palmer” (Timberlake) es un hombre que tras 10 años de estar en prisión, regresa a casa de su abuela “Vivian” (June Squibb), en un pueblo de Louisiana  en el que no encaja, en el que pasó de ser la promesa del futbol americano a un expresidiario. Cuando siente que no hay futuro para él, comienza a relacionarse con su pequeño vecino “Sam” (Ryder Allen), quien vive con su mamá en un tráiler que está en su jardín. 

El pequeño de siete años le hace compañía a su abuela cuando su madre, “Shelly” (Juno Temple) suele ausentarse de casa por sus problemas con el alcohol, los hombres y las drogas. Es entonces cuando “Palmer” va dejando de lado su “rudeza” para convivir con este niño que sufre de acoso escolar, porque gusta de vestirse como princesa, ponerse un pasador en el cabello y ver hadas en la tele. Juntos, buscan encontrar su lugar en el pueblo.

Stevens llegó a esta historia por casualidad, pero de inmediato se sintió identificado, porque su sobrino Max era igual a los siete años y aunque sus padres siempre le dieron todo su apoyo, ellos vivían en Chicago, una ciudad liberal, quería conocer qué pasaría en un lugar más conservador.

“Me di cuenta que no sabía mucho de mi país y vi en esta cinta una gran oportunidad para tratarlo. Pero no juzgamos, porque por muchos problemas que tenga la madre de ‘Sam’, es impresionante que le permite a su hijo ser quien quiere ser. No siempre es blanco y negro, todo el mundo es distinto y creo que eso fue lo bello de la película”, agregó Stevens, quien estrena la cinta este viernes en Apple TV.

“Sam” es interpretado por Ryder Allen, un niño de siete años al que llegaron después de castear a 200 niños, y aunque él era el menor de inmediato hizo click con Justin y sabían que era el indicado para el papel. 

Al tener poco presupuesto, la cinta se rodó en menos de un mes y muchas veces con cámara en mano para captar emociones y momentos, para esto Stevens se basó en su trabajo como documentalista, porque sabía que tenía todo para hacer un buen drama, pero “la única forma de que funcionará es que tocará a la gente. Y Justin y yo dijimos si es auténtico es real, muchas tomas son en formato documental”, contó el director. 

Sobre el director

  • “Palmer” es la primera película de ficción que dirige Fisher Stevens, pero lleva más de 40 años en el cine.
  • Stevens ha trabajado como actor en películas como “Invicto”, “Super Mario Bros” o “Gran Hotel Budapest”.
  • Fisher también trabajó en series como ‘Lost’ o ‘Succession’.
  • Como director de documentales ha hecho ‘The Cove’ o ‘Before the Flood' con Leonardo di Caprio.
  • Stevens llegó a Justin Timberlake, luego de perder al protagonista inicial y presentarle la idea al manager del también cantante, quien ha producido algunos de sus documentales.
  • 29 de enero se estrena en Apple TV.
  • 2010 Stevens ganó un Oscar por “The Cove”.
  • 200 niños castearon, al final Justin eligió a Ryder de un grupo de 6.
  • 2019 se filmó la película en 25 días.

     

Por Patricia Villanueva Valdez


Compartir