Festival Internacional de Cine de Guanajuato da banderazo con autocinema

El autocinema del festival abrió sus puertas a las 11:00 horas con la proyección de la cinta animada “Un disfraz para Nicolás”

Festival Internacional de Cine de Guanajuato da banderazo con autocinema
La cinta inaugural fue “Los Lobos”, de Samuel Kishi y la cual ganó en La Berlinale, el director presentó la película y al concluir los claxones sustituyeron los aplausos. Foto: Especial

Con Irapuato como sede, por primera vez en los 23 años del Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF, por sus siglas en inglés), arrancaron los eventos presenciales en el autocinema en Inforum con cinco proyecciones de filmes para toda la familia. Luego de que el evento tuviera que ofrecer una versión digital por la pandemia del coronavirus.

“Estamos muy agradecidos con esta ciudad que nos ha abierto las puertas y nos permitió inaugurar el Festival de Cine de Guanajuato”, comentó Sarah Hoch, la directora del festival durante la ceremonia de inauguración.

 

En el acto también estuvieron presentes José Ricardo Ortiz Gutiérrez, presidente municipal de Irapuato, Adriana Camarena de Obeso, directora del Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato, Martha Romero Siekman, presidenta del IMCAR Irapuato, Átala Solorio, Directora IMCAR Irapuato y Juan José Álvarez Brunel, secretario de Turismo del estado, quien aseguró que: “el festival manda un mensaje de liderazgo, al poder innovarse ante las nuevas circunstancias”.

Autocinema se inaugura con cinta animada 

El autocinema del Inforum Irapuato abrió sus puertas a las 11:00 horas con la proyección de la cinta animada “Un disfraz para Nicolás”, varios niños acudieron con sus papás al evento y emocionados disfrutaron la historia, sin importar todo el protocolo de sanidad que tuvieron que pasar, como la toma de temperatura y la sanitización de los autos.

La cinta inaugural fue “Los Lobos”, de Samuel Kishi y la cual ganó en La Berlinale, el director presentó la película y al concluir los claxones sustituyeron los aplausos. 

La gente que no llevaba auto podía abordar uno de los coches clásicos que ocupaban las primeras filas del recinto, los cuales también eran sanitizados al concluir cada filme.

Por Patricia Villanueva

kyog


Compartir