SEGURIDAD

AMESP pide nuevos métodos para reducir la inseguridad

La Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada aseguró que los niveles de criminalidad en el país han ido en aumento

ECONOMÍA

·
Los expertos piden mejorar la vigilancia y la prevención del delito

La Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP) afirmó que el nivel de violencia que prevalece en el país obliga a crear una estrategia eficiente de protección para personas e instituciones.

José Luis Calderón González vocero de la AMESP comentó que se refiere a la seguridad que debe persistir en casas, oficinas, comercios, fábricas e instalaciones de diversos sectores estratégicos como son: vías de ferrocarril, aeropuertos, puertos, aduanas, minas, instalaciones de agua, energía, de seguridad pública e inclusive las de carácter militar.

Destacó que una estrategia de seguridad física es el conjunto de recursos humanos, tecnológicos y físicos que integrados en políticas y procedimientos deben brindar seguridad y protección. En conjunto, estos medios son los responsables de proteger y controlar la protección y niveles de riesgo de los distintos activos como son: personas, procesos, equipos, infraestructura, reputación e información.

El experto en seguridad a instalaciones críticas y estratégicas, Calderón González, dijo que cada una de las 126 empresas que integran la AMESP, cuentan con especialidades, capacidades y experiencia para aportar en la construcción de nuevos diseños de sistemas de protección física “ad hoc” al contexto que vive el país. Adicionalmente, Calderón González, sugirió el uso insoslayable de ciertas metodologías, como el análisis de riesgo.

Advirtió que “ni siquiera las infraestructuras a cargo del Estado e inclusive las de carácter militar están preparadas para enfrentar o resistir las nuevas expresiones de violencia y embates a las que han sido expuestas”.

Por lo que los diseños de un sistema de protección física deberían estar desarrollados con un balance adecuado a las circunstancias, orientado hacia la disuasión, la contención y el retraso principalmente, previendo una detección cada vez más temprana de amenazas.