DEUDA

En 2020, subió hasta 51% impagos de deudores a bancos en México

Buscan solución en el país con reparadora de crédito

Tan sólo durante el último trimestre de 2020, 69% de las deudas que analizó la reparadora fueron por tarjetas de crédito. Foto: Pixabay
Escrito en ECONOMÍA el

El año pasado, 485 mil personas ya no pudieron pagar sus tarjetas de crédito, préstamos personales y de nómina, con lo cual
acudieron a una reparadora de crédito, para buscar una solución a su problema de sobreendeudamiento, aseguró Juan Pablo Zorrilla, codirector general de Resuelve tu deuda. 

La cifra es relevante porque representa 51 por ciento más de asesorías que un año atrás, dijo en entrevista con El Heraldo de
México. 

Tan sólo durante el último trimestre de 2020, 69 por ciento de las deudas que analizó la reparadora fueron por tarjetas de crédito; 14 por ciento de préstamos personales y 12 por ciento de los de nómina.

“La regla de finanzas personales dice, si pagas más de 30 por ciento en una deuda, estás sobreendeudado”, dijo Zorrilla. 

Añadió que ese tipo de personas se encuentran en una “muerte técnica”, porque buscan un respirador por medio de créditos para
solventar los pasivos que tienen.

Agregó que la solución para ellos, es desconectarse del respirador y acercarse a la reparadora de crédito para que le ayuden a
solucionar su problema.

Puntualizó que pueden enfrentar una situación “dolorosa”, pero a lo largo de varios años, al liquidar sus pasivos, van a volver a ser
sujetos de crédito con la banca.

Además, están las personas que destinan menos de 30 por ciento al pago de sus pasivos, los cuales pueden hacer el “efecto cascada”, es decir, destinar un mayor pago a la menor deuda, hasta liquidarla y así seguir con los siguientes créditos.

Desde 2009, Resuelve tu deuda ha liquidado más de 225 mil créditos en México, Colombia y España con reducciones de hasta
70 por ciento.

En 2020 entraron a Portugal, y a partir de este año, operan en Italia. Para Zorrilla, uno de los grandes problemas en el país, es la falta de cultura financiera.

POR JOSÉ MANUEL ARTEAGA

MAAZ