HERNÁN CORTÉS

¿Hernán Cortés de verdad lloró en el 'Árbol de la Noche Triste' tras su derrota?

La historia cuenta que Hernán Cortés había viajado hacia Veracruz, para enfrentar a la flota que envió Diego de Velázquez desde Cuba con la encomienda de hacerlo prisionero y castigarlo por su indisciplina.

Foto: Cuartoscuro
Por
Escrito en TENDENCIAS el

La historia de la conquista de México está llena de anécdotas y leyendas, algunas de las cuales han sido aceptadas como hechos reales; sin embargo, al paso de los años han sido rechazadas por estudiosos de la historia.

Uno de esos controvertidos episodios, es el llanto de Cortés, derramado al piel del “Árbol de la Noche Triste”, lo mismo que la muerte de Moctezuma ocurrida durante los acontecimientos que presuntamente provocaron el abatimiento del conquistador.

La Historia 

La historia cuenta que Hernán Cortés había viajado hacia Veracruz, para enfrentar a la flota que envió Diego de Velázquez desde Cuba con la encomienda de hacerlo prisionero y castigarlo por su indisciplina. Sin embargo, Cortés atacó por sorpresa a sus enemigos, obtuvo la victoria y con ella aseguró su vida y si libertad.

En el camino, el jefe español recibió la noticia de que los naturales de Tenochtitlán se habían levantado en contra de la guarnición española.

Lo que había ocurrido era que Pedro de Alvarado, dejado al frente de los expedicionarios, al temer un ataque de los indios, emprendió feroz matanza contra los asistentes a una ceremonia religiosa.

En respuesta a la agresión, miles de guerreros atacaron a los españoles en una batalla que duró dos días. Al tercer día, Cortés exigió a Moctezuma, -a quién había obligado a permanecer en el refugio de los españoles como medida de seguridad para los suyos-, que ordenara a su gente permitir la salida de él y sus compañeros. 

Por su parte, Moctezuma accedió, sin embargo el pueblo respondió con insultos y pedradas que, según la historia oficial, lo hicieron caer herido. Aunque se corrió el rumor de que esa había sido la causa de su muerte, algunos testimonios hacen ver que no fue así. Sino que ante el fracaso de su intento de abandonar se corrió el rumor de que esa había sido la causa de su muerte, algunos testimonios hacen ver que no fue así. Ante el fracaso de su intento por abandonar Tenochtitlán, los españoles decidieron huir. Antes, al parecer, se dio la orden de matar a Moctezuma

El Árbol de la Noche Triste

El 30 de junio de 1520, Hernán Cortés sufrió una gran derrota en manos de los Mexicas: Antes de la medianoche, entre un clima hostil de lluvia y neblina, los españoles intentaron salir en silencio, estaba a punto de llegar a la orilla del lago cuando fueron descubiertos por los Mexicas. Aquella noche Cortés sufrió la derrota que retrasó por meses la conquista.

Después de varios días cercados en el palacio de Axayácatl y con ya pocas provisiones, Cortés decidió huir hacia Tlacopan, a la media noche y con el menor sigilo, sin embargo, fueron descubiertos y rodeados por miles de guerreros Mexicas.

El saldo fue cuantioso: además de los españoles, murieron cientos de sus aliados tlaxcaltecas.

Con la ayuda de centenares de guerreros tlaxcaltecas, llevaron consigo un puente de madera para poder cruzar el lago. También habrían cargado con los tesoros que habían recopilando y que a la postre impidieron un avance rápido.

Así fue como dio inicio a la persecución que acabó algunas horas después con importantes pérdidas para las filas españolas.

La leyenda cuenta que los que los que lograron llegar a Popotla, se detuvieron a descansar brevemente junto a un ahuehuete, que se conoce como el “Árbol de la Noche Triste”. Cortés, con la cabeza inclinada sobre el pecho y sin poder ocultar el llanto a causa de la derrota sufrida.

Sin embargo, Bernal Díaz del Castillo no menciona a Popotla, y algunos historiadores apenas lo nombran, pero no el supuesto llanto de Cortés ni de sus compañeros.

El historiador inglés, Hugh Thomas, en La Conquista de México, dice que “pese a estos asaltos, tanto la vanguardia castellana como Cortés y sus compañeros de la segunda sección de la retirada lograron llega a una aldea llamada Popotla, en tierra firme, justo antes de Tacuba” y de ahí Cortés dejó a unos soldados, a Marina, María Luisa, fray olmedo y Fray Díaz bajo el mando de Juan Jaramillo e intentó regresar en auxilio de sus compañeros.

Al regresar Cortés, se dirigieron a Tlaxcala vía el cerro del Tepeyac, donde se refugiaron, pero al pasar por Otumba fueron atacados por un ejército que casi los vence, sin embargo, al capturar al jefe indígena evitaron la derrota.

En Tlaxcala se re-agruparon, y meses después iniciaron la conquista de México-Tenochtitlan.

EFVE