PANORAMA SOCIAL

Rebecca Jones toma el cáncer por los cuernos

Rebecca Jones fue diagnosticada con esta enfermedad en el ovario en 2017, hoy disfruta al máximo cada día

TENDENCIAS

·
Foto: Especial

Con 39 años de carrera y casi 50 proyectos en cine, televisión y teatro, Rebecca Jones ve al cáncer de ovario que padeció, hace cuatro años, como un accidente, no como una desdicha que la defina como persona, porque es consciente que puede morir en cualquier momento, y no precisamente a causa de dicha enfermedad.

“A mí no me define el cáncer, sino mi vida, mi carrera, todo lo que he hecho, lo que pasó fue un accidente que es como haber chocado un Mercedes-Benz nuevecito y que fuera pérdida total, pero salí viva, ni modo que cargue el auto todo el tiempo y vaya diciendo: miren de esto me salvé”, contó la actriz.

La mortalidad del cáncer de ovario es de 49 por ciento. Jones está agradecida por formar parte del 51 por ciento restante, gracias a Dios, a la voluntad y  la actitud con la que enfrentó este padecimiento que la hizo perder su cabellera y bajar hasta tres kilos diarios después de una quimioterapia, pero ella no se dejó vencer. Tras cada sesión obligaba a su cuerpo a comer, incluso usaba sus dotes artísticos para imaginar que consumía algo rico o simplemente recordaba el sabor del pescado, la verdura o la fruta.

“Jamás se puede uno imaginar lo que es vivir un tratamiento de cáncer, hasta que te pasa, porque no hay manera de explicar el infierno que puede llegar a ser, pero si te metes en ese tren de víctima y de no salir adelante... te vas a morir, y si la familia de tu alrededor te está diciendo "pobre", te debilitas más”, contó.

REBECCA JONES. FOTO: Archivo El Heraldo de México

Para la actriz de La Casa de las Flores, lo importante ahora es concientizar a la gente sobre que la palabra cáncer no es sinónimo de muerte, ni es algo que deba esconderse, porque también se necesita el apoyo de la familia y amigos. Aunque estos, a veces llegan con frases como “échale ganas”, “pobre de ti” o hasta te dicen que mandaron a hacer una misa en tu honor, situaciones que caen como una bomba.

“A veces la familia lo dice por amor, pero muchas veces caen en esta cosa de condenarlos inconscientemente como víctimas. Yo la verdad tomé el toro por los cuernos, pero lo hice sola, por mi temperamento, porque así soy y siempre he sido así, pero sé que puede ser difícil”, agregó.

Rebecca invita a las mujeres a cuidar su salud y poner atención a sus senos, no sólo durante este mes, sino todo el año, porque a diferencia del cáncer de ovario, el de mama es detectable, y si se hace a tiempo, ayuda a que los tratamientos no sean tan invasivos, por eso todas las personas deben estar atentas a los cambios físicos del cuerpo.

CLAVES EN SU PROCESO

La actitud y sabiduría con la que Rebecca enfrentó su padecimiento la encontró en varios libros, en los cuales comprendió cuatro puntos clave que desde ese momento aplica en su vida. Empieza con comer sanamente, y llevar un régimen específico. “La dieta alcalina es lo más aproximado a las verduras y frutas, sin tener que ser vegano o vegetariano”.

El segundo punto es eliminar las cosas tóxicas de la vida, desde el cigarro hasta las personas. El tercero es hacer ejercicio o mover el cuerpo, puede ser incluso bailando, mínimo media hora diario. Y el último es agradecer cada instante que se vive, nos confesó la actriz mexicana. 

REBECCA JONES. FOTO: Archivo El Heraldo de México

 

  • La actriz detectó la enfermedad. tres meses después de tener el vientre inflamado.
  • Su doctor de cabecera le dijo que era una colitis aguda, pero ella ya sospechaba que era otra cosa.
  • Su hijo Maximiliano, fruto de su matrimonio con Alejandro Camacho, fue su principal motor.
  • Los días que no quería comer, por las quimioterapias, se obligaba a tomar un jugo de zanahoria, espinacas y espirulina.
  • La palabra con C es uno de los libros que repasó durante su lucha contra este mal.
  • Se enfocaba en ver programas graciosos y divertidos que le subieran el ánimo.

PAL